Ruido del Centro Histórico de Mérida, generador de estrés y problemas auditivos

 

Caminar por las calles del Centro Histórico en ocasiones se vuelve estresante, pues estudios de años atrás en posesión de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente indicaban que el ruido ambiental en esa zona, en algunos puntos superaba los 90 decibeles (dB), 20 dB más de lo deseable para las ciudades, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Siendo las principales fuentes de contaminación los vendedores ambulantes, comercios y automotores que transitan por sus calles.

A pesar de que algunos establecimientos optaron por hacer caso al exhorto, otros continúan con sus altos decibeles ante la opacidad de las autoridades, pero deben entender que el daño no es solo al transeúnte sino también afectan a los empleados, que en ocasiones pasan más de 8 horas en el establecimiento, un daño que al final es irreversible.

Ya que la exposición prolongada por encima de 80 dB puede ocasionar una pérdida permanente de audición.

En ese sentido, un programa municipal que tuvo una buena aceptación en el 2014, fue llamado “Alto al Ruido”, donde se estableció que los límites de sonido permitidos deben ser desde los 65 decibeles, de 10 de la noche a 6 de la mañana, y de 67 decibeles de 6 de la mañana a 10 de la noche; por tal motivo, quienes sobrepasan esos extremos son sancionados.

Las multas eran de 10 a 100 salarios mínimos y en el caso de una reincidencia, la sanción aumenta de 100 a 25,000 días de salario mínimo.

Pero, la lucha no solo ha sido en los establecimientos comerciales, también es en las zonas de ocio nocturno, donde los vecinos cansados de no poder dormir alzaron la voz para pedir un alto al ruido.

A pesar del llamado, algunos establecimientos continúan con el ruido, por lo que la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) en colaboración con el Instituto Tecnológico de Mérida, la Universidad Marista y Modelo inauguraron en este mes de septiembre la primera edición del foro “Mérida hacia una ciudad inteligente” con el tema contaminación auditiva urbana.

Un importante espacio que, de llegar a puntos de acuerdo, logrará que los comercios generadores de ruido apliquen mecanismos necesarios para evitar que afecten a terceras personas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

%d bloggers like this: