¿Sabes o sólo tienes información?

Hoy es un magnífico día y me siento de maravilla. Nuevamente agradezco poder compartir un tema que te podrá ser de provecho en tu vida, así como es en la mía.

 

Si hay algo que evita que aprendas de alguien o de alguna situación es creer que sabes. Así es, CREER QUE UNO SABE. Aquí es donde quiero hacer la diferencia entre saber o tener información. Por un lado, tener información sólo indica que hay cierto conocimiento cognitivo. Es meramente a nivel de la mente, de la memoria. En cambio, saber es cuando podemos asimilar esa misma información, y de manera natural la incorporamos, o sea, no sólo involucra al lenguaje, sino también al cuerpo y las emociones, lo que se denomina dominios del ser: Lenguaje, cuerpo y emociones.

 

Tener información es relativamente fácil. Sólo basta leer algo, ver un documental, escuchar una conferencia, estudiar. Todo esto es a nivel cognitivo y es a través del lenguaje, la palabra, que llega la información a ti. Sólo depende de tu capacidad de memoria qué tanta información puedas retener. Pero en muchos casos utilizamos está cantidad de información y al expresarnos decimos que “sabemos”, pues así lo creemos. Date cuenta, ¿cuántas veces quieres tener la razón y te basas sólo teniendo información?

 

Saber va mucho más allá de tener información. Saber incluye aprender a través de la corporalidad, o sea, a nivel psicomotriz. También, saber incluye sentir lo que sucede al utilizar lo aprendido, o sea, a nivel emocional. Cuando realmente sabes, es porque no sólo tienes información sino que también hay un dominio del cuerpo para realizar lo aprendido y además sabes qué emoción te ayuda a ejecutarlo. Saber es lograr el aprendizaje en los tres dominios de todo ser humano: Lenguaje, cuerpo y emociones.

 

Para darte un ejemplo y distinguir entre saber y tener información quisiera hablar sobre los astronautas. ¿SABES LO QUE ES UN ASTRONAUTA? Podrás decir que sí. Seguramente, en este momento venga a tu memoria toda la información que tengas en tu mente sobre cosas que leíste, programas de tv que has visto, cosas que hayas escuchado sobre esta profesión, incluso lo que percibiste en alguna película. Pero, ¿realmente sabes qué es SER astronauta? A menos que seas un astronauta y estés leyendo esto, entonces sí sabrás que es ser eso. Entonces, te hago algunas preguntas más: ¿Has estudiado todo lo que estudia un astronauta? ¿Has realizado todas las pruebas físicas a lo que se someten los astronautas? ¿Has entrenado con los trajes y equipos necesarios para estar en el espacio? ¿Sabes qué hacer y cómo se siente poder resolver algún problema estando en el espacio? Entonces, ¿sabes lo que es ser un astronauta o sólo tienes información?

 

¿Cuantas veces en tu vida has evitado aprender o has bloqueado información porque crees que sabes y en realidad sólo tienes información? ¿Cuantas veces has creído que tienes la razón y te aferras contando solamente con algo de información? Si en realidad deseas aprender debes de permitir que entre la información y no suponer que sabes sobre un tema. Creer que sabes, desde esa perspectiva, evitará que puedas tener nuevos aprendizajes. Debes de estar dispuesto a recibir y asimilar todo tipo de información que venga a ti. Para realmente saber, debes de aprender el conocimiento, ejecutarlo con el cuerpo y reaccionar con la emoción adecuada. Aprender con el lenguaje, el cuerpo y las emociones es cuando la información mejor se asimila y cuando realmente se aprende. El aprendizaje se vive, y tú decides si quieres saber o sólo quieres información.

 

Tú tienes el poder de controlar tu vida… ¡Úsalo!

 

Luis E. Roche

Coach

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *