Saints remonta a Texans en el último minuto

El primer monday night football de la semana 1 de la NFL se disputó entre los Houston Texans y los New Orleans Saints, con más emociones de las que esperábamos.

El partido era dominado por las defensivas y a tal grado que los Texans consiguieron la primera intercepción del partido con Whitney Mercilus, quien se quedó con el ovoide en su yarda 4 y lo regresó a la 6 para evitar que Drew Brees y los Saints sumaran los primeros puntos del partido.

El robo de balón lo aprovechó muy bien el equipo de los Texans y pese a que la defensa de los Saints forzó una cuarta oportunidad, Deshaun Watson respondió con un acarreo de 20 yardas directo a las diagonales, para poner en ventaja sorpresivamente a la visita.

Los Saints respondieron con un gol de campo de Will Lutz de 32 yardas, pero una vez más la dinámica ofensiva de Houston volvió a plantarse en zona roja.

Esta vez Watson no acarreó el ovoide a las diagonales, pero sí lanzó un pase de dos yardas para DeAndre Hopkins y aumentar a once puntos la ventaja sobre los Saints.

En el cierre de la primera mitad, Lutz pudo acercar a New Orleans con otro gol de campo, pero la patada de 56 yardas se cargó hacia el lado izquierdo. La buena noticia es que los Saints recibían la primera ofensiva de la segunda mitad.

Drew Brees por fin explotó y tras un pase de 41 yardas para Alvin Kamara, Latavius Murray se metió a las diagonales con un espectacular acarreo de 30 yardas para ponerse a cuatro puntos de empatar y a una posesión de poderle dar la vuelta al partido.

Las defensas dejaron de funcionar y luego de un drive de 11 jugadas, los Saints se acercaron a cuatro puntos una vez más y todo aún dentro del tercer cuarto. En esta ocasión fue Taysom Hill fue el que atrapó un pase de 9 yardas para acercar a los locales.

Los Texans se disponían a responder una vez más pero en esta ocasión, cuando Waston intentó un pase profundo, el safety Marcus Williams se quedó con el ovoide. Brees lo aprovechó de muy buena manera y lanzó un pase de anotación de 14 yardas para Tre’Quan Smith y darle así la vuelta al partido.

En dos jugadas, Houston se metió a las diagonales. Primero con un pase de 38 yardas para… ¿quién más? DeAndre Hopkins y posteriormente con un bombazo para Kenny Stills de 37 yardas, que atrapó dentro de las diagonales y los Texans le dieron la vuelta en el último suspiro.

Pero no, no todo estaba dicho. En una serie ofensiva dramática, Will Lutz metió un gol de campo de 58 yardas y sí, los Saints lo ganaron.

El siguiente partido de los Saints será un verdadero juego lleno de emociones, pues se medirán a Los Angeles Rams, Enner una reedición de la última final de Conferencia de la Nacional. Mientras que los Texans se medirán a los Jacksonville Jaguars.

Texto y foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *