Salud mental en tiempos de COVID

RENÉ EMIR BUENFIL VIERA

psicrenebuenfil@gmail.com

La pandemia nos está volviendo más conscientes de nuestra salud mental y de que esa actitud del pasado de postergar el autocuidado de nuestro estado emocional tiene consecuencias.

Eso no quiere decir que la siguiente ola del COVID-19 serán las condiciones de salud mental, sino que las tendremos más en cuenta, estarán más visibles, aceptaremos con mayor facilidad que antes de la cuarentena las situaciones nos rebasaban y necesitamos terapia. Quizá serán menos tabú, menos estigma, y eso sería un avance, pero creernos el discurso que nos dice: “aguas, después del COVID viene un alza de trastornos mentales”, es peligroso por individualista.

El encierro ha sacado a relucir las deficiencias de nuestros Sistemas de Salud, Educativo, de las condiciones laborales, de nuestra economía, así que no saquemos de contexto ni creamos que es culpa del COVID-19.

Decir esto es una visión muy corta que deja a un lado la complejidad del problema, de las redes de relaciones sociales que se entretejen, de los juegos de poder y control que aunque cambien siguen favoreciendo a las personas privilegiadas.

El coronavirus nos vino a abrir los ojos a las rutinas tóxicas que nos estaban enfermando la mente y el corazón, pero éste no las hizo, ya estaban ahí antes, son otros los motivos por los cuales la pandemia nos agarró con el vaso de la salud mental a punto de derramarse, y sí, la pandemia fue la gota que derramó el vaso para muchas personas que todavía están tratando de entender qué pasó y porqué.

La respuesta no está en el COVID, está en las estructuras sociales que nos tenían tan cansados(as) como para luchar contra el desmantelamiento del Sistema de Salud y del Sistema Educativo, de la precarización de las condiciones laborales, de nuestra economía, de las devaluaciones, meritocracia, influyentismo, los fobaproas y los outsourcing: nos vendieron mentiras y nos las compramos completas, mucho antes de que la pandemia hiciera su aparición.

¿Quién tenía tiempo, antes del coronavirus, para su salud mental? Pocas personas, ahora somos más, y ojalá cada vez más personas sigamos reaccionando.

Que la cuarentena sea el pretexto para hablar de nuestra salud mental no quiere decir que las personas no se enfermen, o mueran. Sí, estas situaciones causan dolor y duelo a mucha gente, y a gran parte de las personas que vienen a psicoterapia. A tantas otras les bajaron el sueldo o las corrieron o su negocio quebró, y esto es una fuente real de angustia, pero no hay necesidad de volver trastornos mentales nuestros malestares culturales por el momento y las condiciones que nos toca vivir, para no seguir sobre-medicando a más generaciones; ya nos pasó con el TDH, aprendamos la lección, recordemos que el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional.

Sigamos desarrollando nuestra inteligencia emocional para tener un crecimiento post-traumático, sigamos haciendo comunidades para echarnos la mano, reavivemos el activismo que lucha por una vida digna para todas las personas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *