Santa Gertrudis Copó es filón de alta plusvalía, pero se roza en ilegalidad

Aanteayer fue derruido parte del casco de la Hacienda Santa Gertrudis Copó, y aunque al día siguiente el INAH procedió a colocar los sellos de clausura a estos trabajos de demolición, los habitantes de esta comisaría meridana, indicaron que sigue trabajando la gente al interior y lo peor es que mantienen amenazantes hacia los vecinos, a quienes inclusive amedrentan advirtiéndoles que cuentan con perros “que comen carne”.

—Nos sentimos invadidos, hay más 20 inmobiliarias en los alrededores, estamos junto con Cholul, Tixcuytun, Chablekal, Temozón Norte y Komchén, en el filón de oro de la alta plusvalía, dijo a PUNTO MEDIO la comisaria Leydi Eloina Cocom Valencia, quien recordó que desde el año pasado en la comunidad se vivieron varias invasiones, primero en el campo deportivo, donde comenzó a construirse un muro, un problema que legalmente persiste, y luego en el casco de la hacienda, donde se registró una invasión al espacio público que resultó más que evidente cuando hasta los postes del alumbrado público quedarían dentro de la propiedad.

—Hubo conflictos muy fuertes desde el año pasado y persisten, en el casco de la hacienda, la Inmobiliaria Abba, le robó a la comunidad 600 metros cuadrados, porque en lugar de levantar su muro en el límite de propiedad se corrieron y tomaron espacio público, entonces la gente defendió sus espacios, pero los que se han ostentado como dueños del casco han agredido a la comunidad —explicó.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *