Se llama Pablo… y es mexicano…

Como me gustaría hablar de Pablo Álvarez “Palillo” de un modo diferente y original creo que nada más bello que hacerlo a modo de cuento tradicional…

…érase una vez una familia que fundò en tierras mexicanas una ganadería en 1990. La ganadería Barralva. Y érase al mismo tiempo un niño que pasaba todos los fines de semana metido allí, en el campo, al lado del toro. Así comienza Pablo a hacerse aficionado taurino, y principalmente cuando a la edad de 15 años empieza a trabajar allí organizando el papeleo. En ese momento su aficiòn se hace mayor y hoy confiesa que ante todo se siente ganadero… Un ganadero con compromiso, con ilusiòn.

…alguien que ha nacido en 1989 es todavía muy joven actualmente. Sin embargo Pablo ofrece una amplia aportaciòn a la Fiesta. Desde el más grande de los respetos y conociéndola muy bien inicia su andadura empresarial hace cinco, con un cartel compuesto por Zotoluco, Enrique Ponce y Payo en la Santa María de Querétaro. Éxito rotundo! Desde entonces el joven sigue con la gestiòn de esa plaza queretana, lleva Moroleòn, donde la aficiòn es buenísima y responde muy bien, San Miguel de Allende y varias más…

Y la colaboraciòn con la Plaza México… Algo muy grande e importante!

Hacer las cosas bien. Eso le agrada a Pablo Álvarez. Y a mí… Soy muy amiga de “las cosas bien hechas.” Como joven, como ganadero, principalmente como empresario taurino, este mexicano lo que quiere aportar al toreo es innovaciòn. Reconoce que la Fiesta pasa momentos delicados en México y mucha gente ha dejado de ir a las plazas. Lo mismo ocurre en España. Y ahí es donde son importantísimos empresarios con esta calidad: profesionales que desean modernizar, acercar el toreo a la juventud, ofrecer cosas distintas siempre con la esencia taurina. Es lo que Pablo anhela aportar: innovaciòn, compromiso, y las cosas bien hechas para toreros y aficionados.

Este empresario sabe también torear. Lo que implica ponerse delante del burel y expresarse con un trozo de tela. Le gusta mucho y es aficionado práctico. Así conoce la Fiesta desde todas las vertientes, algo que es maravilloso, puede poseer un conocimiento más amplio y real. Es gran amigo de Payo. Y Payo es uno de los toreros que más le llaman la atenciòn. Le encantan su forma de comunicar en el toreo, su proyecciòn, su arte. La primera vaquilla Payo la torea en la Primera Comuniòn de Pablo, su primer becerro es de Barralva, regalo de Álvarez a Octavio… la suya es la historia de una gran amistad.

Payo por su elegancia, por esa capacidad para ir cada día logrando más… Y Adame. Joselito Adame también es muy del gusto de Pablo, un gran matador de toros, poderoso, con una lidia imponente que ha cosechado muchos triunfos y ha dejado el nombre de México muy alto. También le atraen Arturo Saldívar, Diego Silveti y Zotoluco, Zotoluco por edad y trayectoria puede enseñar mucho a los jòvenes toreros actuales, es alguien con impronta y sabiduría. Pablo Álvarez se declara completamente morantista…

… Morantista más que confeso. Morante y su bohemia torera le gustan mucho. Se acuerda con total nitidez de Cuchupeto, de su ganadería, y de la sugerente cadencia taurina de Morante de la Puebla en Juriquilla, Morante y Cuchupeto, danza, lances de puro oro y bella seda que cautivaron la tarde y al empresario le dejaron un hermoso recuerdo. Morante es un matador de los que admira mucho, disfruta sus gestos, su movimiento, el vuelo de su capa, el misticismo que desprende cuando torea…

Opina el empresario que José Tomás es José Tomás, impresionante espectáculo verle torear. Y además de los mencionados le agrada la clase de Enrique Ponce, con el que mantiene una gran amistad, es muy de su gusto sentarse a platicar con él, y en la plaza admira su maestría y su saber hacer. Manzanares le parece un inmenso torero. Y Talavante un artista! Alguien que improvisa las faenas, que hace lo que se le ocurre, innovador. Mi mago Talavante, y esa magia flamenca suya, gustan mucho a este joven mexicano.

Pablo Álvarez es una persona afable. Amable. Un ser sencillo. Culto. De conversaciòn grata y serena, voz hermosa. Comprometido. Muy trabajador. Un joven que hace ejercicio, buen amigo del fútbol, siente por los colores del Barcelona, alguien abierto. Le gusta la vida. Vivir. El toro. Leer. Estar en la ganadería con la familia platicando, aportando, aprendiendo. Viajar. Es un joven que goza con una buen vino. Con una comida serena que se convierte en cena, con una cena que se convierte en desvelada. Conversar de todos los temas. Sentir.

El Gato Montés, el pasodoble Gato Montés, le emociona. Igual que ocurriera en Juncal, una serie que Pablo apreciò, que le marcò mucho. Plazas de toros le gustan muchas! La México impresiona! Entrar en los túneles, tanta gente, el ole allí es algo que entra en las pestañas y enamora el sentido, impresionante. Querétaro es donde vive y se halla muy comprometido con su plaza, también la disfruta mucho. De España Madrid es Madrid, es toreo, trapío, verdad. Y Sevilla. Sevilla y el aroma, el sabor, el ambiente, Sevilla en feria. Y ole!.

Érase una vez Pablo Álvarez, un taurino de sangre, alma y corazón!

Dedicado a Pablo Álvarez, “Palillo”, gracias…
Dedicado a mi amado México
Dedicado a Luisito, con un abrazo

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *