¿Se puede salvar una relación de pareja si hay violencia de género?

Por René Emir Buenfil Viera

Las parejas heterosexuales que están inmersas en el ciclo de la violencia de género pudieran salvar su relación siempre y cuando salgan del ciclo, y como a éste lo sostienen el machismo y el amor romántico, si una pareja quiere dejar la violencia atrás el hombre tendría que renunciar al machismo y reeducarse en la violencia para dejar de ejercerla, y ambas personas pudieran comenzar a trabajar en su inteligencia emocional para aprender a resolver sus conflictos de manera pacífica; es complejo, pero puede hacerse si ambas personas perseveran hasta lograr estos objetivos.

Dicho esto, no todas las parejas que están inmersas en el ciclo de la violencia de género pueden ni deben sostener ni salvar su relación, ya que esta violencia escala y termina en el feminicidio.

El problema es que cuando estas parejas más necesitan de sus redes de apoyo social, su gente cercana más se cansa de ser testigos de esta violencia, y les ponen ultimátums como “deja de hablarme de todo el daño que te hace si vas a seguir a su lado”, o de plano se alejan porque están hartos(as) de tanto show y tanto drama que prefieren hacerse a un lado.

Otras parejas incluso les etiquetan como “tóxicos” o conflictivos y les evitan, se meten en problemas con sus respectivas familias que también desaprueban la relación, y terminan emitiendo juicios del tipo “le gusta que la maltraten” o “yo no sé qué hace con esa persona”, lo cual alimenta la idea de “todos están en nuestra contra, solo nos tenemos el uno al otro”.

En terapia de pareja las personas manifiestan que les preocupa el qué dirán, y la opinión de las personas que aman, las personas cercanas, es muy importante, por lo que es un motivo más para dudar de su relación, pero no quieren escuchar “te lo dije” y temen regresar con la cola entre las patas después de terminar una relación por la que apostaron tanto.

También existen las personas que se meten en su relación o intentan sembrar dudas, y amigos(as) que les dicen cosas que vieron o escucharon con buenas intenciones, porque creen que lo mejor es que la persona abra los ojos.

Se necesita tanto el trabajo psicoterapéutico como fortalecer sus relaciones sociales para salir adelante, se necesita restaurar la confianza a nivel pareja y a nivel social para poder ver la luz al final del camino, se necesita la seguridad en sí mismos(as) y los vínculos seguros de familia y amigos(as) para tener la fuerza de enfrentar las tensiones cotidianas de la vida en pareja.

Algo que pudiera ser común a estas parejas es la ambivalencia del tipo “te amo – te odio”, “quiero seguir contigo y a veces quiero terminar la relación”, “te necesito desesperadamente – no te quiero volver a ver en la vida”. En terapia de pareja se coconstruyen múltiples posibilidades para salir de esta dicotomía de bueno o malo, blanco o negro, para fortalecer a las personas y que salgan de ese estado de indecisión y comiencen a dar pasos firmes hacia una toma de decisiones asertiva.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *