Segunda Plana

CAUTELA O PRECAUCIÓN es lo que parece predominar en las empresas a estas alturas de la contienda electoral, en una situación que se refleja en la más reciente encuesta de expectativas de empleo que elabora la prestigiada firma Manpower Group (como le informamos en la página 12). No es difícil entender la situación que prevalece en el estado leyendo esta frase: “Para el próximo trimestre del año (julio a septiembre) sólo 20% de los empleadores yucatecos planean aumentar sus plantillas laborales, 2% prevé disminuirlas, 1% no sabe, y el 77% espera mantenerlas sin cambio”, a la espera de que se defina (o confirme) quién será el próximo Presidente. El reporte de Manpower Group también nos obliga a considerar la enorme implicación económica que tiene el actual proceso electoral, pues, como ya se dijo, el 1 de julio no sólo se define al Presidente que regirá el próximo sexenio, sino también el modelo o la estrategia económica que se aplicará en un momento tan crucial para el desarrollo de México.

“(ES) LA ECONOMÍA, estúpido”. La ya famosa e internacional frase que acuñó James Carville, el asesor que hizo ganar la presidencia de EU a Bill Clinton, irremediablemente sale a flote en estos momentos en los que la iniciativa privada mexicana resiente la incertidumbre que, aunque no se quiera, se genera en la espera de saber quién regirá, y con qué ideas y con qué colaboradores, los destinos de la nación. La importancia de mantener la estabilidad nacional y un ambiente propicio para que continúen las inversiones y la generación de empleos se evidenció ayer en la rueda de prensa que ofreció el presidente nacional de la Coparmex, Gustavo de Hoyos Walther, quien al presentar una encuesta que encargó a dos firmas especializadas subrayó que los empresarios trabajarán de la mano con quien resulte electo el 1 de julio. “Que en eso no haya ninguna duda, desde Coparmex estamos absolutamente seguros de que este país tendrá estabilidad política el 2 de julio”, subrayó De Hoyos. Por cierto que la encuesta de la que informó da unos 20 puntos de ventaja a López Obrador sobre su más cercano perseguidor, y en Yucatán marca como favorito al priista Mauricio Sahuí Rivero.

Por Gínder Peraza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: