Segunda Plana

LA DIPUTADA CELIA Rivas tiene razón al afirmar (página 5) que con la irrupción de Joaquín Díaz Mena en la lucha por la gubernatura el número total de votos del 1 de julio se dividirá entre cuatro aspirantes. Pero la decisión del exalcalde de San Felipe de contender como abanderado de Morena tiene más implicaciones, pues viene a reconfigurar el panorama electoral de Yucatán. La decisión de Díaz Mena afecta sin duda al partido que abandonó, el PAN, que confiaba en él para obtener el mayor número posible de votos en el interior del estado. Desde luego, beneficia al PRI, que a pesar de todo lo que se ha dicho ha mostrado más unidad que su contraparte blanquiazul, y esa disciplina seguramente aportará notorios beneficios a su candidato a gobernador. Y en cuanto a las posibilidades reales de Díaz Mena de llevarse la elección, se antojan escasas, no por falta de simpatizantes, sino porque los comicios se ganan con el sudor y trabajo de la gente de a pie, de esos cuadros básicos de los que el PRI posee en abundancia, el PAN tiene menos, el PRD cuenta con escasos y Morena… pues tendrá que intensificar sus esfuerzos en los tres meses de la campaña.

¿QUÉ ES LO QUE más se necesita para que el campo yucateco al fin despegue y permita vivir decorosamente a sus habitantes? Muchos dirían que financiamiento, pero nosotros creemos que lo más relevante tendría que ser la buena voluntad. Ahora que leemos (página 11) que la empresa asiática Yeon Group tiene interés en aliarse con campesinos de la entidad para concretar importantes proyectos productivos, creemos que es crucial que esos intentos de alianza se hagan con total transparencia y el sincero deseo de que el campo yucateco desarrolle todo el potencial que tiene. Planes y buenas ideas para realizar proyectos agropecuarios siempre ha habido, pero desafortunadamente también ha habido casi siempre desvíos de los recursos que el gobierno destina para el agro. El reto hoy sería lograr que cada peso que se asigne a este rubro sea invertido con honestidad y eficiencia, sin opacidades que oculten corruptelas. Nuestro campo y nuestros campesinos pueden dar mucho más de lo que hasta ahora han dado, ¿no lo cree usted?

Por Gìnder Peraza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

%d bloggers like this: