Segunda Plana

EN LA HOMILÍA dominical que hizo circular desde el sábado (página 26 de Punto Medio de ayer), el Arzobispo de Yucatán, Gustavo Rodríguez Vega, informó que la semana pasada los obispos mexicanos se reunieron en una asamblea en la que analizaron temas pastorales específicos y también tuvieron la oportunidad, en los últimos dos días, de recibir uno por uno a los primeros cuatro candidatos a la Presidencia de la República (no les fue posible hacerlo también con Jaime Rodríguez “El Bronco”), a fin de escuchar sus propuestas de gobierno, darles a conocer “los principios y valores que como Iglesia proponemos”, y plantearles una serie de preguntas. Es valioso el párrafo que remata la homilía: “No está por demás recordar que como Iglesia no tenemos un partido que nos represente o por el que los católicos deban votar. Por más que veamos la situación confusa, es deber de todos discernir y tomar una decisión personal sobre por quién se ha de votar…” Como se ve, la Iglesia Católica de México no teme orientar a sus feligreses para que hagan valer sus derechos políticos y democráticos.

NUESTRO ENVIADO al evento en la plaza de toros Monumental Avilés de Motul encabezado por Ricardo Anaya Cortés el viernes pasado atestiguó una escena que para algunos podría ser chusca, pero para otros podría ser motivo de preocupación. Al término del concurrido mitin el diputado local con licencia y presidente estatal del PAN, Raúl Paz Alonzo, salía para abordar su vehículo y regresar a Mérida, pero en el trayecto se encontró con un antiguo militante panista quien de sopetón le dijo, palabras más o menos: “Nosotros sí te apoyamos para que seas gobernador, Vila”. Un tanto amoscado, el candidato a senador le aclaró al efusivo simpatizante que él era Paz, no Vila, pero que de todos modos le agradecía su apoyo. El pasaje evidencia que uno de los puntos débiles de los candidatos panistas es que son poco conocidos en el interior del estado; lo saben desde hace tiempo, y tenían la estrategia de apoyarse en Joaquín Díaz Mena para ganar votos fuera de Mérida. Estaba bien, nomás que ahora Huacho hace campaña por su lado en Morena mientras sus excorreligionarios refuerzan su trabajo en los municipios.

Por Gínder Peraza

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: