Si tienes ahorros, piensa en cómo invertirlos

Ahorrar es una opción siempre latente, pero si quieres dar el siguiente paso debes considerar hacer una inversión, aunque siempre hay riesgos

Es un hecho que el dinero en la bolsa, cuenta bancaria y hasta debajo del colchón no se “reproduce”. Para ello hay que invertir y hacerlo en rubros que dejen ganancias de formar rápida y segura.

Tener en cuenta tus objetivos financieros es la base para poder definir tus metas, ahorrar es una opción siempre latente, pero si quieres dar el siguiente paso debes considerar hacer una inversión.

Una diferencia importante entre ahorrar e invertir es que invertir siempre tiene riesgos.

El objetivo de invertir es poner el dinero que se ha ahorrado en cosas que van a adquirir más valor con el paso del tiempo. Algunas son acciones, bonos o bienes raíces. La clave es comprar cuando el precio es bajo y después tratar de vender cuando el precio es alto. Así es como se gana. Para que tu dinero aumente, solamente debes seguir estos sencillos pasos:

Conoce tus objetivos financieros y qué tan capacitado estás para tomar riesgos. Ten presente que ante toda inversión existe la posibilidad de que algo pueda salir mal.

Tómate tu tiempo para comparar alternativas. Nivel de riesgo, rentabilidad y los plazos a los que harás tu inversión, compara alternativas hasta encontrar la que mejor se ajuste a tus necesidades. Recuerda que nunca debes invertir en productos o negocios que no entiendas.

Acércate a los que saben, busca consejo profesional para hacer una inversión, y siempre ten en mente que la responsabilidad es tuya. Para evitar malentendidos mantén contacto con tu intermediario y establece claramente el alcance de sus responsabilidades, libertad de actuar, así como su estilo y filosofía.

Existen muchos tipos de inversión, pero en promedio las que tienden a tener mejores resultados son las que se hacen a largo plazo.

Recuerda y ten presente siempre la regla de las tres “D”: Diversificar, diversificar y diversificar, no eches todo tu dinero en una sola inversión, mantén varias opciones abiertas.

Para lograr el éxito de una inversión es necesario conocer y entender algunos conceptos básicos que a continuación te damos:

Instrumento de inversión. Es el medio a través del cual inviertes tu dinero.

Plazo. Tiempo durante el cual mantienes tu dinero en un instrumento de inversión. Generalmente, una inversión de corto plazo dura desde un día hasta un año; una de mediano plazo entre uno a cinco años; y una de largo plazo, más de cinco años.

Riesgo. Es la incertidumbre de saber cuánto rendimiento obtendrás en tu inversión.

Rendimiento. Es la ganancia que obtienes por invertir tu dinero en un instrumento de inversión.

Renta fija. Es aquella inversión que, al contratarla, ya sabes cuál será el rendimiento que obtendrás al finalizar el plazo.

Renta variable. Es aquella inversión que, al contratarla, desconoces los rendimientos que te generará al finalizar el plazo. Se encuentra en productos como: fondos de inversión de renta variable.

Texto y fotos: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *