Siguen sin acatar medidas preventivas

En Yucatán aún hay personas que no usan el cubrebocas adecuadamente o se niegan a que les tomen la temperatura.

En Yucatán, cada día empeora el panorama de contagios y de muertes por coronavirus, y al parecer lamentablemente la gente muestra poca disposición de colaborar; siguen las aglomeraciones en el centro de la ciudad y es común ver cómo la personas van por las calles o en el transporte público con el cubrebocas mal puesto, descubriendo la nariz, llevándolo en el cuello o en la cabeza.

La situación ha llegado a tal grado que inclusive en las redes sociales han aparecido peticiones para que se apliquen sanciones severas a quienes actúen de manera irresponsable, y que por no acatar las medidas de prevención pongan en riesgo a la población y a la vez compliquen el regreso a las actividades económicas, que hoy penden de un hilo.

Por increíble que parezca, hay muchas personas influenciadas por la información de dudosa procedencia que se ha vertido principalmente en las redes sociales, acerca de que el termómetro tipo pistola afecta a la memoria y mata neuronas, por lo que se niegan a que se les tome la temperatura con este método, y hasta optan por retirarse sin recibir el servicio o comprar en los comercios en los que por norma debe aplicarse este protocolo, junto con el paso sobre el tapete sanitizante y el uso de gel antibacterial.

Debido a esta situación, y después de pedir una y otra vez a la ciudadanía actuar con responsabilidad, sin obtener la respuesta esperada, las autoridades optaron por tomar diversas acciones, que además del regreso de la ley seca, incluyeron restricciones a la movilidad, de modo que desde las diez y media de la noche y hasta las cinco de la mañana nadie debe de estar en las calles, a excepción de los vehículos de emergencia; los comercios considerados no esenciales no trabajaran sábado y domingo y bajarán sus cortinas a las seis de la tarde.

CASOS HASTA EL SÁBADO

Con los 92 nuevos contagios de ayer, ya se contabilizaban 7,165 casos positivos acumulados en Yucatán, mientras que suman ya 797 personas fallecidas incluyendo las 28 reportadas en las últimas 24 horas.

Independientemente de que el semáforo esté en rojo, como lo indica el Gobierno Federal o en naranja, según el Gobierno estatal, el riesgo de contagio es muy alto, pues se reportan además de 419 personas hospitalizadas, 18 mil 646 casos sospechosos.

Por lo anterior, el gobernador Mauricio Vila Dosal ha recalcado que esta es la última oportunidad para evitar volver a suspender las actividades económicas, y peor aún, ya no existe la posibilidad de aumentar la disponibilidad de camas para enfermos de COVID-19, ya que todo el personal médico disponible ya está laborando.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *