Síntomas que pueden persistir tras padecer el coronavirus COVID-19

El síndrome conocido como covid prolongado puede dañar algunos órganos y perdurar hasta 6 meses

A pesar de que aún se desconocen muchos aspectos del virus de COVID-19, durante la recuperación pueden persistir algunos síntomas y tardar mucho tiempo, incluso meses para mejorarse, y esto dependerá si la enfermedad se manifestó de manera leve, moderada o severa.

El 80% de los casos han sido leves o asintomáticos, y se recuperaron de manera más rápida, de 2 a 3 semanas, y de 3 a 6 semanas si tuvieron complicaciones graves. Para los pacientes hospitalizados, intubados o con consecuencias graves, su recuperación ha llevado meses.

Las Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó la existencia de este síndrome también llamado “covid prolongado”, el cual daña algunos órganos y los síntomas pueden perdurar hasta 6 meses.

-Altera las funciones cerebrales y causa deterioro cognitivo. Por ejemplo, problemas de dolor de cabeza, falta de concentración, confusión, temblores, mareos, alteración de la marcha, hormigueos, entre otros. Por lo anterior, es necesario realizar una valoración neurológica para un diagnóstico y tratamiento personalizado para aliviar las molestias y limitaciones.

-Causa daño en las funciones pulmonares. Se manifiesta con agitación y dificultad respiratoria, así como cansancio y aletargamiento o fibrosis pulmonar si hubo daño severo. Un neumólogo debe evaluar los síntomas para saber si se requiere un inhalador u oxígeno por la falta de aire.

-Afecciones en el corazón debido a la inflamación; puede generar coágulos en las arterias. Son considerados como infartos, además de producir inflamaciones en los músculos del corazón, que se presentan como taquicardias, arritmias y dificultad para respirar. Se debe acudir con un especialista, ya que puede haber complicaciones cardiacas.

-Problemas en los riñones. Algunos pacientes desarrollaron problemas renales debido a la formación de coágulos, porque no reciben el riego sanguíneo adecuado, así como la inflamación extrema y daño de los riñones de manera permanente. Un nefrólogo se encargará de dar un diagnóstico y tratamientos para esta condición.

-Produce alteraciones en la flora intestinal. Los síntomas gastrointestinales, como la diarrea, son una de las secuelas que se han identificado como repercusión post-covid. La clave para cuidar la salud intestinal es tener una alimentación sana y balanceada, así como la ingesta de probióticos para restaurarla.

-Afecta músculos y nervios. Los problemas más comunes son dolor en hombros, espalda y articulaciones. Es recomendable hacer ejercicio o terapia física para recuperar la movilidad y disminuir el dolor.

-Deja secuelas emocionales y estrés postraumático. Como la ansiedad. Es vital buscar ayuda psicológica para sanar el miedo y las emociones, que son esenciales en el sistema inmunológico.

Texto: Georgina Bacelis

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *