Soñando sueños…

Soñando soñé una noche,
o creí que soñaba,
que por puro homenaje,
en Sevilla un festival se celebraba…

Se rendían honores al cielo,
donde descansaban toreros buenos,
y era otoño y lucía el sol,
y luces lucían en traje de cada matador…

Era un día especial,
lo soñaba genial,
como si no hubiera otro igual!
Lo soñé sin horas,
no importaba el tiempo!
Solo sensaciones en el viento…
y la estampa y el aroma…

Ordòñez, Dominguín,
David Silveti o Chenel,
también ese Chandler: Noel,
que torero no fue, pero artista sí!, y por
ello estaba allí,
presenciaban emocionados
con los ojos empañados
de emociones y de afectos
lo que en el ruedo coqueto
los toreros sinceros
escribían en lances y versos…
Y eran muchos…
muchos…
como era un sueño lo mío
el cartel quitaba “el sentío”..
Toreaba José Tomás,
nada menos y nada más!

Como estatua de oro y silencio,
lento, bonito, desde dentro…
Y Ponce, magistral,
una lecciòn colosal!
Y Morante de la Puebla,
en enredo y en almendra,
en gitanería y belleza,
y creaba una faena…
Y Juli, el poderoso,
Juli, maravilloso!

El de siempre, el que está siempre,
Juli, el excelente…
Era una ganadería sevillana,
buenos toros!…
ganadería de tardes gratas..
de ole!
Y de ole
el mago Talavante
con su capote hechizante
y su porte de matador impactante,
duende y canela,
y arte en muleta y en vena!
Era un concierto la tarde…
tan bello cada lance…

Lòpez Simòn y su entrega,
Urdiales y su pureza,
Garrido y la entereza,
Roca Rey y la fuerza,
Ferrera y la nobleza,
Perera y la grandeza…
Lama de Gòngora y su sevillanía,
clase y bohemia cada día.
Posada de Maravillas,
terciopelo en él,
pura vida!

Diego Silveti, con elegancia,
esa rasgada franela,
pasiòn y fragancia,
y México en la cabeza…
Y Adame y el arrojo,
Payo y el valor, en oro y rojo,
Payo cuajando un gran toro!
Saldívar, Sergio Flores, Llaguno…
no faltaba ninguno!
Incluso soñé novilleros
sintiéndose ya toreros,
con señorío, con poso,
dándolo todo!

Pablo Aguado con impronta,
con Sevilla,
con sus faenas que maravillan…
Ginés Marín, Carballo, Filiberto..
casi niños sobre el albero,
Corradini con su estilo,
haciendo el toreo bonito…
tan bonito…

No sé por qué soñé eso,
tan torero,
o creí que lo soñaba…
Desperté emocionada!

Dedicado a Chenel
Dedicado a cada persona mencionada
Dedicado a Luisito, niño de raza

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *