Sugieren campaña de concientización vial

Ante los lamentables casos de siniestros viales que ocasionan la muerte de personas, René Flores Ayora insiste en realizar tratamiento de reingeniería vial tanto a las carreteras como al Periférico de Mérida.

Yucatán es un estado en donde la educación vial deja mucho que desear. El año pasado los excesos de velocidad y los descuidos al volante ocasionaron que en siniestros viales fallecieran 322 personas y en lo que va del año, de acuerdo al reporte de Vigilancia Epidemiológica de la Secretaría de Salud Federal, con corte al 11 de julio pasado, 359 personas resultaron lesionadas en accidentes en los que estuvieron involucrados vehículos, mientras que 32 peatones han salido lesionados en accidentes de transporte.

En cuanto a las muertes, en lo que va del año el número es superior a 70, teniendo en cuenta el terrible accidente que ocurrió el jueves en el Periférico Poniente, donde la parca se llevó a cuatro personas originarias de Oxcum, incluyendo a dos gemelas recién nacidas. En este caso el conductor del vehículo en el que viajaba la familia tomó un retorno sin respetar las boyas y fue impactado brutalmente por otro vehículo cuya conductora solo presentó golpes. El jefe de familia fue hospitalizado en calidad de detenido.

El lunes de esta semana también se registró un choque por alcance en la carretera Tetiz-Mérida, en donde perdió la vida el conductor de un auto compacto que fue impactado por un volquete. La esposa del fallecido resultó con lesiones.

A estos casos se suma el de un camión de materiales que fue arrastrado por un ferrocarril debido a que el chófer de manera imprudente intentó ganarle el paso al convoy.

Por lo anterior, el especialista en seguridad René Flores Ayora insiste en que se requiere dar tratamiento de reingeniería vial tanto a las carreteras como al Periférico de Mérida, donde considera es necesaria una reducción a la velocidad a 80 kilómetros por hora.

“Velocidad, distracciones y alcohol son factores de gran riesgo en las muertes por los siniestros de tránsito”, recalca el especialista, quien considera que en el área de entrecruzamientos así como en los retornos, la velocidad máxima permitida debe de ser de 70 kilómetros por hora.

Añade que hace falta una campaña emocional objetiva en seguridad vial, dirigida a los automovilistas, motociclistas, ciclistas y peatones, enfocada en concienciar y fomentar una educación vial, ingeniería de tránsito, inspección y vigilancia policial; una policía de seguridad vial experta, así como aplicar la Visión Cero (la movilidad Peatonal está por encima de la movilidad vehicular). Aunado a que en el Periférico la velocidad máxima sea de 80 kilómetros por hora.

Esta campaña, subrayó, debe ser replicada en radio, televisión, redes sociales; “el mensaje debe ser diluido y que el receptor sea el actor principal”.

La idea es concienciar y por ejemplo, en estos mensajes, se puede dejar clara la idea de que en una muerte por un siniestro de tránsito ¿quien prefiere ser usted? ¿El que vive o el que muere?

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *