Templo de Gotokuji alberga 10 mil gatos

El sitio ubicado en Tokio cuenta con las populares esculturas llamadas “maneki-neko”, de felinos que aparecen sentados y saludando con una pata que a veces se mueve, mismos que simbolizan buena fortuna

Durante décadas, El templo de Gotokuji, en Tokio, ha atraído a los curiosos en busca de espiritualidad en medio de sus miles de “gatos de la suerte”. Pero hoy los admiradores de estas populares esculturas japonesas son sobre todo “instagramers” venidos de todo el mundo.

El templo tiene cerca de 10 mil figuras de estos gatos blancos, llamados “maneki-neko”, inspirados en la raza bobtail. Siempre aparecen sentados y saludando con una pata que a veces se mueve, como los que presiden muchos restaurantes y tiendas asiáticas.

El lugar es ideal para los usuarios de redes sociales, seducidos por la perspectiva de una fotografía que siempre saldrá bien.

“Hice una búsqueda en Google de los lugares ‘instagrameables’ en Tokio”, contó Emily Lin, una turista de 25 años de Hong Kong.

“Y este lugar era uno de los más recomendados”, dijo la joven, emocionada mientras buscaba el mejor ángulo para fotografiar a las estrellas del templo.
Según la leyenda, la presencia de estas figuras felinas se remonta al siglo XV, cuando un sacerdote adoptó un gato llamado Tama. Un día, mientras el gato estaba paseando por el templo, vio llegar a un samurái y levantó la pata derecha para invitarlo a entrar, minutos antes de que estallara una gran tormenta.

Para agradecerle al gato haberle evitado la lluvia, el guerrero decidió convertirse en uno de los benefactores del templo y Tama fue inmortalizado en forma de estatuilla, que desde entonces simboliza la buena fortuna en Japón y en toda Asia.

“Los ‘maneki-neko’ no tienen que darte suerte, corresponde a cada uno ir a buscarla, es el resultado de tus esfuerzos lo que permite tenerla. El gato está ahí para dar la oportunidad” de encontrar la buena fortuna, explicó Tessai Kasukawa, un monje budista.

Pero todo indica que estos gatitos blancos, bajitos y robustos, han cumplido su función de talismán en el templo de Gotokuji, que cada vez recibe más visitantes.

Texto y foto: El Universal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: