Theresa May suplica al Parlamento que acepte su plan sobre el brexit

El Parlamento de Reino Unido, salvo sorpresa de última hora, propinará a Theresa May una severa derrota este martes. A las 11 de la noche, horario español, se votará el plan del brexit de la primera ministra y nada parece haber cambiado en el rechazo mayoritario que cosecha el texto en Westminster. La carta enviada ayer lunes por las máximas autoridades de la UE, en la que intentan calmar a los diputados indecisos, al asegurar que la inclusión de Irlanda del Norte en la unión aduanera será temporal, no ha convencido a nadie. Entre el ruego y la amenaza, May ha suplicado al Parlamento que eche un último vistazo al plan y ha advertido de una “parálisis parlamentaria” si es rechazado, algo que anularía la salida de la Unión Europea.

Era la última baza que podía jugar May, y la ha desplegado sobre la mesa unas horas antes de la votación en la que muchos creen que se juega su futuro político. La primera ministra ha esgrimido ante los diputados indecisos —ya es consciente de que a los euroescépticos no les convencería con ningún argumento— la carta conjunta enviada por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

“La UE dedicará todos sus esfuerzos a negociar y concluir rápidamente un acuerdo que reemplace al backstop, y espera lo mismo de Reino Unido, de modo que el backstop se mantenga en vigor por el tiempo estrictamente necesario”.

El llamado backstop, o salvaguarda irlandesa, es el veneno que ha contaminado todo el debate del brexit en los últimos meses y el escollo que May ha sido incapaz de sortear. Es la provisión del acuerdo de retirada de la UE que establece que Reino Unido permanecerá dentro de la unión aduanera hasta que Londres y Bruselas sean capaces de acordar un nuevo acuerdo comercial. Y que si no lo alcanzan en el plazo previsto, a finales de diciembre de 2020, Irlanda del Norte seguirá formando parte de ese espacio. Todo para evitar que una nueva frontera surja entre las dos Irlandas que pueda poner en peligro los acuerdos de paz de Viernes Santo.

“La Unión Europea no quiere que el backstop entre en vigor. Así lo deja claro el intercambio de cartas de hoy [por este lunes]”, se esforzó en explicar May ante el Parlamento.

“Han dicho que harán todo lo posible por concluir cuanto antes las negociaciones”.

La primera ministra ha insistido en dotar de fuerza legal la carta de Juncker y de Tusk y en otorgarle un carácter vinculante a la hora de interpretar el acuerdo de retirada de la UE. No le ha servido para convencer a una mayoría parlamentaria que se ha mostrado de nuevo decidida a llevar al país al abismo y rechazar el plan del brexit.

“Este Gobierno está en desbandada. Y está muy claro que si el Parlamento rechaza mañana [por hoy] el plan de la primera ministra, habrá llegado el momento de celebrar unas nuevas elecciones generales, habrá llegado el momento de que se constituya un nuevo Gobierno”, dijo el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, en su respuesta a May.

Texto y foto: Agencia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: