Tras cuarentena, las adicciones y estrés post-traumático aumentarán

Ansiedad, adicciones, depresión, manías, tics, entre otros, son algunos de los trastornos debido al confinamiento, según psicólogos.

Un grupo de psicólogos ha recopilado los principales trastornos que dejará el confinamiento en la salud mental, como estrés post-traumático, ansiedad, adicciones, depresión y otros problemas como manías, aprensiones o tics.
La vuelta a la “nueva normalidad” será progresiva, intermitente en algunos casos y en varias fases. Pero estos expertos advirtieron de que una vez se empiece a reconducir la situación “será necesario atender las consecuencias psicológicas de esta emergencia sanitaria, especialmente en lo que se refiere a problemas de salud mental de la población general”.
“Muchas personas tendrán a corto y medio plazo algún problema de salud mental relacionado con la emergencia sanitaria y el confinamiento, pero la mayor parte no presentará problemas significativos. Si se trata de una situación negativa, como es el caso, se espera que nuestro organismo reaccione defensivamente ante este ‘macro-estímulo aversivo’ a través de nuestros pensamientos, emociones, conductas y reacciones fisiológicas para adaptarse a la situación. Estos intentos deben considerarse saludables, mientras no supongan un coste para la persona superior a la función psicológica que están cumpliendo, que es adaptarse lo mejor posible a la situación”, señalaron los expertos.
Estrés post-traumático, ansiedad, adicciones, depresión, manías, aprensiones y tics son algunos de los trastornos tras el confinamiento, según estos psicólogos.
No obstante los expertos puntualizan que, en su mayoría, serán reacciones transitorias y no tienen por qué derivar en problemas de salud mental crónicos ni graves. En caso de que por la frecuencia, duración o intensidad de las reacciones la persona considere que tiene un problema significativo, instan a consultar con un psicólogo o, por lo menos, con su médico de cabecera.
“Son tratables con ayuda especializada o bien afrontables gracias a los propios recursos personales y la red de apoyo de la persona. Son reacciones normales dadas las circunstancias, tienen una función adaptativa y deben ser interpretadas teniendo en cuenta las circunstancias de la persona”, concluyeron.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *