Trump insiste en que ganó y que hubo fraude

Biden sigue sin recibir la aprobación para que su equipo trabaje de cerca con las agencias que deberá supervisar desde el 20 de enero, día de la toma de posesión de la nueva administración

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, siguió ayer miércoles sin agenda pública, concentrado en sus denuncias de un “fraude electoral” a través de Twitter, y sin que parezca que las impugnaciones que ha presentado su equipo en varios estados vayan a influir en la victoria del demócrata Joe Biden.

Diez días después de que se proyectase a Biden como presidente electo, Trump ha desaparecido de la vista de los estadounidenses, atrincherado en la Casa Blanca.

Su única aparición pública en ese tiempo fue el pasado viernes, cuando compareció en el jardín de la Rosaleda de la Casa Blanca para comentar los avances en las vacunas para derrotar la pandemia del coronavirus.

Sin aceptar preguntas ni hacer referencia a la derrota electoral, volvió a su residencia oficial.

En este tiempo, sus contadas salidas han sido exclusivamente los fines de semana para jugar al golf en su club privado en Sterling (Virginia), a las afueras de Washington, y las agendas diarias aparecen vacías con mínimas reuniones.

SILENCIO PÚBLICO, GRITOS EN TWITTER

Aún no ha admitido su derrota ante Biden, rompiendo así la tradicional llamada de cortesía entre los aspirantes, y su contacto con el mundo exterior se ha canalizado exclusivamente a través de su red social favorita, Twitter.

“Gané las elecciones. ¡Fraude al votante en todo el país!”, escribió ayer, todo en mayúsculas, junto a una serie de comentarios en los que pone en entredicho la limpieza de los recuentos y las decisiones sobre impugnaciones que ha presentado su equipo.

Los comentarios de Trump, siempre con la advertencia de Twitter de que sus denuncias de fraude “son cuestionadas”, también aluden a la decisión de la Junta Electoral del Condado de Wayne, en Michigan, que anoche certificó unánimemente los resultados, tras haber estado bloqueada debido a la negativa de los republicanos a hacerlo.

“¡Incorrecto! Al principio votaron en contra porque había muchos más VOTOS que GENTE (¡Triste!). Luego fueron amenazados, les gritaron y fueron hostigados brutalmente, y fueron FORZADOS a cambiar su voto, pero luego SE NEGARON, como patriotas estadounidenses, a firmar los documentos”, escribió Trump.

DESPIDOS POR TWITTER

También a través de su cuenta en Twitter, anunció dos despidos fulminantes. El pasado 9 de noviembre, el del secretario de Defensa, Mark Esper; y este martes, el de Christopher Krebs, director de la agencia de ciberseguridad que la semana pasada afirmó que las últimas elecciones presidenciales fueron “las más seguras de la historia”.

TRANSICIÓN BLOQUEADA

A la inusual situación se suma la alarma por el fuerte aumento de casos de coronavirus en EUA que sigue aumentando a niveles récord y está comenzando a ocasionar una fuerte presión en hospitales de todo el país, donde la cifra de fallecidos se acerca ya a 250,000.

Biden sigue sin recibir la aprobación para que su equipo trabaje de cerca con las agencias que deberá supervisar desde el 20 de enero, día de la toma de posesión de la nueva administración, y tiene previsto reunirse con profesionales del sector de la sanidad para conocer el trabajo en primera línea contra el covid-19.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *