Trump se asoma a su segundo juicio político

Solo han pasado 30 días y el escenario político en EE.UU. no es el mismo que el de aquella fatídica jornada, en la que cinco personas murieron en el asalto al Capitolio, entre ellas un policía

Cuando se cumple un mes del asalto al Capitolio de EE.UU. por parte de una turba de seguidores del ahora expresidente Donald Trump, el país se prepara para el inicio del segundo juicio político al exmandatario, acusado de “incitar a la insurrección” y que podría acabar inhabilitado de por vida para ejercer cargos públicos.

Solo han pasado 30 días y el escenario político en EE.UU. no es el mismo que el de aquella fatídica jornada, en la que cinco personas murieron en el asalto a la sede del Congreso federal, entre ellas un policía.

Trump está ya fuera de la Casa Blanca, recluido en su club de golf de Mar-a-Lago (Florida) y aislado para comunicarse con el gran público por el veto que le impusieron las principales redes sociales tras esos sucesos.

WASHINGTON, UN REMANSO DE PAZ SIN TRUMP

La mansión presidencial está ahora ocupada por un demócrata, Joe Biden, quien a golpe de orden ejecutiva ha revocado este mes muchas de las medidas adoptadas por su antecesor, desde la retirada de EE.UU. de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Acuerdo Climático de París, hasta la suspensión de la construcción del muro con México o la paralización del apoyo de Washington a la ofensiva en Yemen, entre otros.

Y las dos cámaras del Congreso están ahora en manos de los demócratas, al perder los republicanos el control del Senado.

Tras la crispación de los últimos días de Trump en el poder, cuyo punto culminante fue el asalto al Capitolio mientras los legisladores estaban reunidos para refrendar la victoria de Biden en las elecciones de noviembre pasado, Washington parece actualmente un remanso de paz.

Lejos queda el discurso de Trump del 6 de enero, cuando instó a sus partidarios a que marcharan hacia el Capitolio, conforme reiteraba sus acusaciones sin pruebas de que hubo fraude electoral en los comicios presidenciales, y pedía infructuosamente a su vicepresidente, Mike Pence, quien dirigía la sesión en el Congreso para certificar el triunfo de Biden, que interviniera para rechazar los resultados de la votación.

Poco después, cientos de sus seguidores irrumpían por la fuerza en el recinto legislativo hasta que fueron repelidos por las fuerzas de seguridad.

En su escrito de acusación para el juicio político, los legisladores demócratas sostienen que “Trump hizo declaraciones voluntariamente que alentaron y previsiblemente resultaron en acciones ilegales en el Capitolio, como ‘si no luchan como si no les fuera la vida, no van a tener un país por más”.

Trump ha negado que sus palabras fueran inapropiadas y ha calificado los esfuerzos de los progresistas para llevarlo a un “impeachment”, como se llama en inglés al proceso de destitución, de “caza de brujas”.

El comienzo del juicio en el Senado se aproxima, pero poco se sabe de cómo transcurrirá, aunque si hay algo que se sabe a ciencia a cierta es que Trump no quiere testificar, como así desean los “fiscales” del proceso, que serán nueve legisladores demócratas de la Cámara Baja, encabezados por el congresista Jamie Raskin.

Ya lo anunció hace dos días el portavoz del exmandatario, Jason Miller, en una declaración difundida por el diario The Washington Post: “El presidente no testificará en un procedimiento inconstitucional”, afirmó Miller.

Texto y foto: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *