¿Tuviste coronavirus? sigue estas recomendaciones para sanar tus pulmones

Estudios han demostrado que los pulmones de quienes han superado la enfermedad se ven mucho peor que los de un fumador crónico, por lo que es importante  rehabilitarse

Nuevas investigaciones han señalado que los pulmones post covid-19, incluso en quienes fueron asintomáticos, quedan más débiles que en quienes son fumadores severos, ya que cuando el virus llega a los pulmones las paredes de los sacos alveolares se rompen cuando el SARS-CoV-2 ataca, reduciendo la absorción del oxígeno.

Debido a la inflamación, los pulmones ya no funcionan bien y se endurecen, lo que ocasiona que los alvéolos se llenen de pus, moco, líquido y células muertas.

Una vez que se da la infección, las defensas del cuerpo entran en una batalla contra sus propias células infectadas, y si el sistema inmune se debilita, el paciente se enferma de gravedad.

Estudios han demostrado que los pulmones de quienes superaron la enfermedad se ven mucho peor que los de un fumador crónico.

Los que tuvieron neumonía, esta provocará graves daños en los pulmones, y podría ser permanente. Los pacientes graves que se recuperaron pueden tener secuelas de fibrosis o embolias pulmonares.

La fibrosis pulmonar es incurable, porque las cicatrices en el tejido pulmonar no desaparecen, pero esta puede retrasarse, incluso detenerse, si se detecta a tiempo.

Si superaron esta enfermedad, hay diversos ejercicios que ayudan a tonificar el cuerpo, los cuales se pueden hacer desde casa.

Estas rutinas diseñados por una especialista en rehabilitación pulmonar, mejorarán la capacidad respiratoria, el intercambio gaseoso, la tolerancia al ejercicio y mejorará tu calidad de vida.

Indicaciones: 

-Usar ropa cómoda y holgada. 

-Hacerlos dos horas después de ingerir alimentos.

-Hacer varias repeticiones y aumentarlas conforme vayan progresando.

1.-Cabeza hacia atrás. Sentados, con la espalda recta y las manos en las piernas, lleven la cabeza hacia atrás, lentamente al mismo tiempo que respiran. Bajen la cabeza hasta tocar la barbilla y saquen el aire por la boca, lentamente.

2.-Brazos extendidos. Sentados, con la espalda derecha, eleven los brazos a la altura de los hombros y respiren, lenta y profundamente, luego mientras los bajan, expulsen de manera pausada el aire por la boca.

3.-Brazos encima de la cabeza. Sentados en posición recta, eleven un brazo, e inclinen el tronco al lado contrario, mientras respiran, luego exhalen lentamente al bajar el brazo a la posición inicial. Repitan con el otro brazo.

4.-Manos en la nuca. Sentados, con la espalda recta, lleven las manos a la nuca, mientras respiran profundamente, después inclínense hacia sus rodillas y expulsen lentamente el aire por la boca.

5.-Manos en la nuca con flexión. Lleven sus manos a la nuca e inclínense llevando un codo a la rodilla contraria, mientras respiran profundamente. Regresen a la misma posición mientras exhalan lentamente. Repitan con el otro brazo.

Texto y foto: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *