La Uady, con déficit de 229 millones de pesos

El encargado de las finanzas de la máxima casa de estudios, Manuel de Jesús Escoffié Aguilar, confía en que haya un repunte en los ingresos una vez que se retomen las actividades presenciales

La Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) reportó un déficit de 229 millones 892 mil 208 pesos en sus ingresos del último trimestre del 2020, a causa de pagos de fin de año como aguinaldos, bonos, sueldos y proveedores, entre otross, según dio a conocer Manuel de Jesús Escoffié Aguilar, director general de Finanzas y Administración de la casa de estudios.

Durante el informe de cuentas rendido en la Sesión Ordinaria del XIX Consejo Universitario de la Uady, el encargado de las finanzas de la máxima casa de estudios del estado expuso un informe exhaustivo sobre los ingresos y gastos que tuvo la universidad entre el periodo octubre-diciembre del año pasado, donde resaltó un déficit de poco más de 200 millones de pesos.

De acuerdo con el contador público, pese a esta reducción de ingresos, una vez que se retomen las actividades presenciales en la institución de educación superior y media superior, habrá un repunte tanto en los ingresos como en los gasto. Cabe a aclarar que, según el responsable de finanzas, la situación no está tan crítica como podría serlo.

A lo largo de la exposición del informe financiero se mencionaron muchas cantidades en millones de pesos, que sería imposible de entender sin algún contexto o experiencia económica, pero el contador, consciente de esto con respecto a los demás miembros del Consejo Universitario, hizo ciertas pausas para explicar a qué se refería con tantos números.

En el tema de ingresos, la Uady clasifica sus fondos en dos tipos: los de operación genérica y los de operación especifica, los primeros provenientes de recursos públicos, ya sean federales o estatales, y los segundos son recursos propios obtenidos de compañías, inscripciones u organismos externos, principalmente para proyectos especiales.

En cuanto a recursos públicos, la Uady reportó haber recibido un total de 588 millones 492 mil 185 pesos que se utilizaron para servicios personales, pago a proveedores, estímulos de desempeño, pago de impuestos, pagos de seguros, entre muchos gastos más que tiene la universidad; no obstante, debido a la pandemia y que las clases ya no son presenciales se presentaron varios ahorros en electricidad, servicios de internet o de artículos de papelería, por mencionar algunos.

Referente a sus ingresos por inscripciones, Escoffié Aguilar reportó una reducción de 47 millones de pesos, principalmente por el descuento que la institución hizo a los estudiantes en sus cuotas de inscripción del 50%, debido a la pandemia, además de la recepción de cuotas, como, por ejemplo, de las cafeterías que tienen permitido vender sus productos en las instalaciones de la universidad, además de otros ingresos que explicó muy rápidamente.

Texto: Diego Cervantes

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *