Un Domingo de Ramos diferente en la ciudad

En esta ocasión, el gremio de feligreses con palmas a la mano mientras se dirigían a la capilla o parroquia de la colonia no pudo realizarse como se acostumbraba, pues debido a la pandemia las iglesias implementaron mayores restricciones.

En una visita a la Catedral, y distintas congregaciones de la ciudad, realizada por el equipo de Peninsular Punto Medio, se pudo constatar que los centros religiosos, siguiendo las medidas sanitarias, tuvieron mucho cuidado al momento de ingresar a los fieles, ya que tienen como límite de aforo el 30% de la capacidad del edificio.

Además, el tradicional “huano”, que se utiliza en la región para representar a las palmas del Domingo de Ramos, esta vez fue repartido entre cada uno de los asistentes al momento de su ingreso a la parroquia, cuidando que tocara a uno por familia y evitar aglomeraciones por dicho elemento religioso. 

La Arquidiócesis de Yucatán emitió el comunicado para la celebración del Domingo de Ramos desde hace seis días, en el cual explicó que la única misa que contará con bendición de ramos será la principal, y los congregados permanecerán en sus lugares, después continuará el sacerdote con la celebración de la manera acostumbrada.

También dijeron que las otras misas que no fueran la principal, se realizarán de acuerdo a la tercera vez forma del rito, la cual consiste solamente en el canto de la antífona de entrada y la debida reverencia a la llegada al altar, esto mientras los fieles permanece en sus lugares para después continuar de la forma acostumbrada.

Por último, la arquidiócesis pidió encarecidamente a los párrocos y sacerdotes que no convoquen a ningún tipo de concentración de los fieles, ni promover las procesiones con los ramos benditos, esto para evitar lo más posible hacer de los actos de devoción un foco de riesgo ante el coronavirus para los congregados.

Texto y foto: Diego Cervantes

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *