Una fonda japonesa que se reinventa

Pedro y Aimé por ahora sólo ofrecen 12 de 20 platillos de la comida nipona, entre la que se encuentra el teishoku.

Ante la contingencia no podemos hacer más que trabajar” : Esta es la filosofía que ponen en práctica Pedro y Aimé, los propietarios de “Tama Shokudo”, un comedor al estilo tradicional japonés, que en los últimos dos años se ha ganado a pulso un lugar en el gusto de los comensales yucatecos.

Ahora con las restricciones impuestas por las autoridades de salud que no permiten el servicio de comedor, en lugar de utilizar alguna aplicación, han recurrido a grupos de motociclistas locales para repartir a domicilio sus pedidos, que afortunadamente, no han faltado, aunque no en la cantidad que quisieran Taisho y Okami (Pedro y Aimé en japonés).

En amena platica vía telefónica con Peninsular Punto Medio, Pedro comentó que a comparación de otros restaurantes más grandes, “Tama Shokudo” no puede absorber completamente el costo del servicio de reparto, que es de 35 pesos a cinco kilómetros a la redonda a partir de su local ubicado en la calle 64 entre 57 y 55 en el centro, de modo que el cliente paga la mitad.

—Los 20 pesos restantes los pagamos nosotros y allá se incluyen los costos de los contenedores y de los tenedores y demás desechables —explicó Aimé, quien comentó que el público ha entendido esta situación y con gusto pagan lo que les corresponde. (Por ahora los pedidos se reciben solo vía WhatsApp al 9991 938562 de lunes a sabado de 12:30 a 16 horas).

—Agradecemos a nuestra clientela que ha sido muy fiel, como un cliente japonés que de manera constante nos pide que le mandemos comida a San Antonio Cucul, y también hemos enviado a otros sitios alejados como Montes de Amé —indicó Pedro, quien confió en que como lo han hecho en ocasiones anteriores, podrán superar este momento difícil en el que hay preocupación por el tema financiero.

—Los clientes no nos han dejado solos, nos han brindado su paciencia y comprensión, ahorita solo estamos sacando para el gasto principal, pero preferimos seguir trabajando, cerrar no —dijo el entrevistado quien destacó que entre los platillos más solicitados en estos momentos se encuentra el teishoku, que es un set que incluye arroz al vapor, sopa miso, encurtido y un platillo principal que puede ser de pollo, camarón o carne de cerdo. El costo de este delicioso platillo es de 120 pesos.

—Ahora por la contingencia, tenemos en el menú solo 12 de los 20 diferentes platillos acostumbrados, bajo la cantidad, pero no la calidad, ya que tratamos de que estén siempre bien trabajados y sobretodo elaborados con el amor y cariño que le tenemos a la comida japonesa —dijo Aimé, quien junto con Pedro, se encargan de preparar personalmente todos los pedidos.

Como hemos publicado, el gusto por la comida japonesa, inicio cuando Pedro recibió en su casa a un estudiante japonés que en agradecimiento porque no le cobraba la renta, le enseñó a cocinar al estilo casero.

Con el tiempo su fama llegó a tal grado que ya casado con Aimé, Pedro fue elegido para participar en un reality show en Japón, donde reafirmaron sus conocimientos culinarios.

—Nosotros tenemos como objetivo evocar el sabor de la comida típica japonesa y dar a nuestros comensales una experiencia cercana a la comida diaria de un japonés —explicó Aimé, quien recordó que Tama Shokudo, hace alusión a su gatita, ya que Tama se les dice a los gatos en el pais del sol naciente y la palabra Shokudo significa comedor.

Texto y foto: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *