Una mina de oro desaprovechada

Abordarán en un simposio los usos que se le pueden dar a los frutos tropicales que se desperdician en Yucatán

Debido a cuestiones de precio, que se rige a través de la oferta y la demanda, es común escuchar que productores de naranja o mandarina prefieren dejar la fruta en el árbol que pagarle a alguien para que la baje, pues por lo barato que se paga por estos cítricos no es redituable hacerlo.

También es común ver en los patios de las casas cómo caen del árbol, por ejemplo, las naranjas agrias o los limones y no se aprovechan para preparar jugos.

“Para evitar que estas situaciones sigan ocurriendo, se necesita trabajar para darles un valor agregado y que la gente sepa que el fruto que tienen en casa y hasta sus residuos, como es el caso del marañón, pueden tener un aprovechamiento integral, inclusive a nivel industrial, como ya ocurre en algunos estados del norte del país”, manifestó a Peninsular Punto Medio la investigadora Neith Aracelly Pacheco López.

A manera de ejemplo, explicó que con las pectinas que se encuentran en las cáscaras de los mangos o naranjas, que son biopolímeros, pueden obtenerse geles útiles para la industria alimenticia para las mermeladas y últimamente como sustituto de grasas.

La importancia de la pectina es que nutrimentalmente es considerada una fibra, cuyo consumo ahora es de gran interés como probiótico, que ayuda a la flora intestinal y a tener un mejor funcionamiento intestinal; pero además las pectinas pueden ser utilizadas como materiales de soporte para la elaboración de empaques biodegradables y de películas bioactivas para prótesis dentales.

De la cáscara del plátano se pueden obtener importantes cantidades de almidón que se podría utilizar en un futuro para la elaboración de bioplásticos.

Precisamente de estas oportunidades que se pueden presentar con la producción, transformación e industrialización de los frutos y subproductos tropicales, se hablará en el Simposio organizado por el Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco, Sede Mérida, hoy y mañana de manera presencial en el Parque Científico, y luego transmitida de manera diferida a través de la página de la institución los días 3 y 4 de noviembre.

“Los frutos tropicales son de gran importancia respecto a la parte nutrimental, y más ahora en estos periodos de pandemia, porque muchos de estos productos tienen compuestos antioxidantes que encontramos en la mayoría de los frutos, ayudan a la respuesta inmune”, dijo la investigadora, quien adelantó que algunos de los frutos de los que se hablará se encuentran el cacao, el ciricote, el nance y la piñuela, que tienen muchas propiedades y un gran contenido proteico.

“Los frutos tropicales, sobre todo aquellos que tienen diferentes colores, cuentan con un alto contenido carotenoide y propiedades antioxidantes que nos pueden ayudar a eliminar aquellos radicales libres que pudieran hacernos más susceptibles a enfermarnos y elevarnos las defensas”, subrayó la especialista.

En el simposio participarán investigadores provenientes de diferentes puntos de la República, además de los locales.

Texto: Manuel Pool Moguel

Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *