Urgen a reactivar sectores turístico, de servicios y comercio en Yucatán

La recuperación económica tras la pandemia será más lenta, por lo que es necesario implementar estrategias a corto plazo, señala el IMEF

Como parte de los efectos de la contingencia sanitaria, la recuperación económica de Yucatán será más lenta y dependerá de la reactivación de sectores como el turismo, comercio y servicios, que son de los que más depende la entidad, lo cual podría ser hasta el 2021, advirtió José Antonio Silveira Bolio, presidente del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) en Yucatán.

En ese sentido, señaló que es necesario implementar estrategias a corto plazo que permitan reactivar estos sectores que generan miles de empleos en la entidad.

Estas mismas estrategias, consideró, se podrían efectuar a largo plazo en la industria manufacturera y de tecnologías, que generan empleos mejor pagados, lo que sería un gran impulso a la economía del estado.

Respecto al sector manufacturero, dijo que es el que se ha recuperado más rápido con la generación de miles de empleos, y la exportación a países que se están saliendo de la pandemia.

No obstante, informó que esta crisis sanitaria ha dejado una pérdida de más de 60 mil empleos informales y más de 20 mil formales, según datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), y se espera que esta cifra aumente, pues cientos de empresas han cerrado de manera definitiva, ya que no tienen capital para seguir operando.

Asimismo, lamentó que el Gobierno Federal no haya apoyado al sector empresarial durante la pandemia, con estímulos fiscales, como hizo el Gobierno del Estado de Yucatán, que apoyó a este sector con créditos económicos, condonaciones de impuestos en el pago de energía eléctrica y agua potable.

“A pesar de los esfuerzos que ha hecho el Ejecutivo estatal, lamentablemente no se ha podido evitar el cierre de empresas y la pérdida de miles de empleos”, subrayó.

Silveira Bolio resaltó que para que estos sectores puedan reactivarse lo más pronto posible, dependerá de que la sociedad haga su parte, respetando los protocolos y medidas sanitarias, para que no haya riesgo de contagios y disminuyan los casos confirmados por COVID-19, que siguen al alza.

También destacó que a pesar de que este panorama es desolador, a diferencia de otras entidades, Yucatán ocupa el primer lugar en cuanto al rescate de empleos, el segundo lugar en cuanto a empleos mejor pagados, y tercer lugar en el desarrollo económico.

Por último, dijo que regresar al semáforo rojo sería un gran retroceso para la economía estatal, ya que la primera ola de reactivación económica ha sido un respiro para el sector comercial.

FALTA DE FINANCIAMIENTO, OBSTÁCULO PARA LAS PYMES

“Las pymes son las que generan las principales fuentes generadoras de empleo formal en el país, por lo que es necesario establecer una estrategia de reactivación económica, para que estas puedan tener acceso a financiamientos que les permitan sentar las bases para la recuperación de empleos y reactivar su actividad económica”, manifestó Francisco Cervantes Díaz, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Durante el foro denominado “Financiamiento Pymes”, en el que participaron integrantes de la Asociación de Bancos de México (ABM), así como directivos de instituciones financieras, coincidieron en que hay que generar alternativas que permitan a este sector reactivar su economía a corto plazo.

“Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de las 5 millones 449 mil 855 unidades económicas, el 90% son pymes, por lo que existen desafíos para enfrentar el 2020, ya que el país registra una crisis económica que no se había tenido en décadas”, expresó Cervantes Díaz.

No obstante, reconoció que no todo son malas noticias, pues a pesar de la pandemia, los indicadores demuestran que ciertos sectores han tenido un repunte en lo que va de este segundo semestre del año, como son las exportaciones, que incrementaron en un 75% en junio, con respecto a mayo de 2020.

Ante los retos de esta crisis económica, consideró que se requiere impulsar la innovación y la digitalización de las pequeñas y medianas empresas, para promover la creación de ecosistemas de alto valor agregado, y poder integrarlas en esquemas atractivos en las cadenas de exportación.

“Después del cierre de más de 100 mil empresas en todo el país, se ha logrado la reapertura de más de 2 mil 500, por lo que se ha hecho un esfuerzo extraordinario para empezarlas a levantar, después de estar mucho tiempo en ‘estado de coma’”, expresó.

De igual forma destacó que hay que analizar por qué las demás empresas se están quedando atrás, y qué se debe hacer para que se recuperen y puedan tener el flujo de efectivo para que no cierren de manera definitiva.

Algunos panelistas concordaron que uno de los principales obstáculos para el desarrollo de las pequeñas empresas es la falta de financiamiento, debido a fallas de mercado y políticas públicas desarticuladas en los niveles federal, estatal y municipal, que no promueven el crédito financiero.

Según datos del Inegi, solo el 5% de las pymes obtienen apoyos gubernamentales de financiamiento, ya que tienen poco historial crediticio o no cuenta con recursos para implementar estados financieros.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, agradeció la invitación al foro y dijo que es una oportunidad de intercambiar ideas, ocupaciones y oportunidades de poder levantar la economía de México.

“Hemos venido trabajando de la mano con Nacional Financiera y Bancomext, plataformas con vocación para las Pymes, haciendo varios frentes con gobiernos estatales y organismos de iniciativa privada, para reactivar todas las cadenas productivas, todas aquellas que ayuden a la exportación”, señaló.

El crecimiento que se generó en exportaciones de 33 mil millones en junio fue espectacular, lo que refleja que hay una actividad importante entre México, Estados Unidos y Canadá.

Por último, indicó que próximamente estarán dialogando con supervisores y reguladores para elaborar programas de reestructura, para incluir a las Pymes, darles tiempo de recuperarse y poder pagar sus créditos, con plazos que se ajusten a la actividad económica de cada uno de ellos.

Texto: Georgina Bacelis
Fotos: Cortesía

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *