¿Qué va a pasar con el celular de Donald Trump?

Unas horas después de que el presidente electo de EU, Donald Trump, fuera informado por funcionarios de inteligencia acerca de la intromisión rusa en las elecciones, un reportero de The Associated Press le llamó a su celular para solicitarle una entrevista.

La llamada pasó a un correo de voz y el reportero no dejó un mensaje. Aproximadamente una hora después Trump le devolvió la llamada.

Es difícil imaginar a muchos políticos —en especial uno que está a punto de convertirse en presidente de Estados Unidos— devolviendo una llamada a un número desconocido en su celular.

Con Trump es simplemente la manera en que se hacen los negocios, ya sea que esté atendiendo llamadas de socios de bienes raíces y viejos amigos o de líderes extranjeros y legisladores del Congreso en las semanas posteriores a los comicios.

Pero en momentos en que Trump se preparaba para hacer su juramentación al puesto ayer, el futuro de su celular siempre presente con sistema Android es ahora una cuestión de seguridad nacional. El jueves le dijo a un amigo que había entregado su teléfono, tal y como las agencias de seguridad le habían exhortado a hacerlo.

Se desconoce si estaba siguiendo el ejemplo del presidente Barack Obama, el primer mandatario del país con un celular, que intercambió su dispositivo personal por un Blackberry altamente modificado por motivos de seguridad.

El amigo que habló con Trump hizo sus declaraciones a AP a condición de guardar el anonimato con el fin de poder revelar la conversación privada.

Desde hace tiempo la presidencia ha sido un puesto solitario y aislante, ya que las preocupaciones por su seguridad mantienen al comandante en jefe de las fuerzas armadas alejado del público.

Trump no manda correos electrónicos, pero usa su teléfono para tuitear, algo que ha dicho piensa seguir haciendo. Se sabe que hace llamadas muy temprano por la mañana o ya avanzada la noche, con frecuencia para solicitar puntos de vista de diversas fuentes a la hora de tomar una decisión. A veces deja un correo de voz.

El senador Bob Corker, republicano de Tennessee, dijo que Trump es “sorprendentemente accesible”, e indicó que el presidente electo contesta su teléfono incluso cuando desconoce quién llama. Tras el Blackberry, Obama obtuvo un iPhone que le permitía enviar y recibir correos electrónicos de un grupo limitado de personas, navegar en internet y leer las noticias. Pero no se conoce que lo utilizara para hacer llamadas, sino que más bien se valía del conmutador de la Casa Blanca para efectuarlas.

También en Snapchat

El Twitter de Donald Trump es para muchos, una pesadilla. Por si no fuera poco, el presidente de Estados Unidos ya tiene cuenta en Snapchat.

Bajo el nombre de usuario “realdonaldtrump”, el político inauguró su cuenta con tres publicaciones en las que muestra el momento en que estaba llegando a la Casa Blanca, cuando estaba camino al Capitolio y mientras se dirigía a la Avenida Pensilvania.

La cuenta del presidente Trump está categorizada como oficial, por lo que puede tener un emoji junto con su nombre, el cual muestra la cara de un bebé y un fajo de dólares con unas pequeñas alas. Resta ver si el señor Trump utilizará su cuenta de Snapchat de la manera que utiliza su Twitter, o si tiene una estrategia para desarollar una conexión con la generación del milenio por este medio.

Por otro lado, la cuenta de Snapchat de la Casa Blanca ya está siendo dirigida por el equipo del nuevo presidente de Estados Unidos.

Para llegar a los jóvenes

Snapchat es la tercera red social en EU según un estudio de PewResearch. Más del 40% de los adolescentes norteamericanos entre 13 y 17 años la utilizan, y también 4 de cada 5 universitarios la tienen instalada en su móvil.

Por otro lado, más del 60% de los usuarios de Snapchat son jóvenes (menos de 35 años), y son un sector de la población acostumbrado a informarse de forma diferente. No ven la tele, sino que prefieren seguir retransmisiones por Internet; no leen periódicos, sino que siguen a los medios en redes sociales; y acceden a todo el contenido mayoritariamente vía móvil. De esta forma, la cuenta de la Casa Blanca en Snapchat no sólo complementa y refuerza la presencia del gobierno norteamericano en redes sociales, sino que además supone una forma más de estar en contacto con ellos.

 

El Financiero y Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *