Vecinos le regalan un departamento a empleada de limpieza

En redes sociales se hizo viral un video, de cómo unos vecinos de un edificio en Nueva York, se solidarizaron con Doña Rosa, una trabajadora de limpieza que lleva años desempeñando labores en un edificio localizado en Nueva York.

Ella, como muchos, no la ha pasado muy bien laboralmente, pues con todo el asunto de la pandemia a sido difícil y ha tenido que adaptarse a la situación.

La empleada asiste muy esporádicamente al edificio a hacer lo suyo en los exteriores del lugar, pero ese dinerito extra que quizá se ganaba, ya no está a su alcance debido a las medidas sanitarias, pues el aislamiento y la pandemia le han impedido desempeñar sus funciones.

Eventualmente, esta situación la dejó sin un empleo fijo y con pocas ganancias, esto ocasionó que no pudiera seguir pagando su renta y debió mudarse a casa de su Hermana.

Toda esta situación dio una vuelta de 360 grados, pues la buena voluntad de los vecinos del edificio, quienes querían retribuirle a la mujer su lealtad y gran trabajo.

La emplead de limpieza recibió una gran sorpresa, como se ve en el video, rosa fue citada por un par de administradores del edificio quieres le dijeron si podía limpiar un departamento en el último piso ya que pronto unos inquilinos nuevos se mudarían al lugar.

La señora y las personas que la citaron, recorrieron el departamento y ella, sin saber lo que le esperaba, incluso hasta comentó

“Espero que les guste cocinar porque esta es la cocina perfecta”.

Pero al fin llegó el momento de la noticia.

“Muchas personas en este edificio son grandes admiradores tuyos y te quieren mucho“, dice uno de los administradores. “Sé que ha sido un año difícil para ti y tu familia y probablemente ha habido muchas dificultades económicas. Creo que tuviste un impacto real en la gente aquí en el edificio y ellos solo quieren devolverle algo“

Rosa escuchaba incrédula hasta que se le dijo que los residentes se habían juntado para pagar la renta de dos años de ese enorme departamento, que ahora podrían ocupar ella y su familia sin problema. Los acompañantes le mostraron el contrato, le entregaron las llaves y ella, con la emoción a flor de piel, soltó en llanto ante el hermoso gesto de sus ahora vecinos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *