Venden guisos regionales y antojitos, ante la crisis

La pandemia propicia en California el cierre de restaurantes y despidos, por lo que los braceros se mantienen con la venta de comida.

Por la situación de la pandemia originada por el COVID-19 en la ciudad de San Francisco, California, esto ha afectado la economía de los migrantes y sus familias que residen en esa ciudad californiana al grado que ha originado una proliferación de decenas de negocios caseros de cocina y de postres regionales.

Sólo en el área de la Bahía se contabilizan más de 18 mil restaurantes y en la ciudad de San Francisco hay más de 7 mil.

Debido a la pandemia, cientos de restaurantes permanecen cerrados, algunos ya están en proceso de ser traspasados a terceras personas y hay miles de empleos en riesgo de perderse.

Los migrantes suelen trabajar en los restaurantes como mozos, mesero, barman y cocineros. Cuando regresan a Oxkutzcab éstos ponen sus restaurantes de comida internacional en los que destaca la comida china y la italiana.

Pero el oxkutzcabeño que reside en esa ciudad también anhela comer lo que se cocinaba en casa como los panuchos, salbutes, los pibes, relleno negro, mondongo y otros postres tradicionales de Yucatán.

De acuerdo a información obtenida se sabe que las decenas de casas que ofrecen estas comidas y postres regionales han incrementado el precio de lo que tradicionalmente costaba como ejemplo un panucho en San Francisco California antes de la pandemia se vendía a 2.5 dólares por unidad y ahora lo están vendiendo a 3.5 dólares. Los pibes se venden hasta en 15 dólares cuando antes se vendía de 10 a 12 dólares.

Texto y foto: Bernardino Paz Celis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *