Ver morir a pacientes con Covid-19 ha sido un fuerte golpe para el personal de salud

“Ver morir a pacientes con covid-19, solos, lejos de sus familias, ha sido un golpe muy fuerte para las y los trabajadores que laboramos en el sector salud, que todos los días nos enfrentamos a una enfermedad desconocida, exponiendo muchas veces nuestra vida, para salvar la de los demás” así lo dieron a conocer enfermeras y enfermos que laboran las instituciones de salud de Yucatán.

En el marco del Día Nacional de la Enfermera y Enfermero, Pedro Pablo Chel Chab, quien atiende a pacientes con coronavirus en el Hospital Agustín O´Horán señaló que todo este proceso ha sido muy desgastante, pues no sólo están trabajando de 16 a 22 horas seguidas, sino que han tenido que reforzar las medidas sanitarias dentro del hospital, y en su hogar para evitar contagios.

Destacó que antes que la diversión primero está la salud, por lo que hizo un llamado a la población a evitar fiestas y reuniones, ya que esta enfermedad aún esta latente, y es muy probable que en próximos días se de un repunte como resultado de las fiestas de fin de año.

Chel Chab se define como un apasionado de esta profesión, es por ello que le da mucha satisfacción dar de alta a pacientes que han librado esta batalla, y que cuando se les da de alta agradecen al personal por haberles salvado la vida.

Por su parte la enfermera Himelda Cruz Gómez comentó que cuando llegó esta pandemia al estado, dejo a su familia, para no exponerlos, sin embargo, nunca espero que esta duraría mucho tiempo, por lo que se vio en la necesidad de regresar a su casa, doblando las medidas para no contagiar a sus seres queridos.

Dijo que esta crisis sanitaria, le ha dejado un gran aprendizaje; que la salud, es lo más importante, es por ello que hay que reforzar las medidas, y quedarse en casa sino tienen que salir, pues de esa forma ayudan al personal que esta haciendo frente a la pandemia.

A su vez Manuel Rosado, quien labora en el área de medicina interna se manifestó orgulloso del trabajo que han realizado durante todo este tiempo, pues a pesar del cansancio físico y mental, le deja una gran satisfacción ayudar a los pacientes que llegan en estado de gravedad, y logran salir adelante.

“Cuando me dijeron que estaría en el área de covid-19, mi hijo de 10 años se puso a llorar, pero los que estudiamos enfermería sabemos que tenemos una responsabilidad con nuestros pacientes, por lo que muchas veces tenemos que hacer sacrificios, como es el abandonar a nuestra familia” expresó la enfermera María Keb Osorio.

Detalló que ha sido muy difícil no solo ver morir a muchas personas, sino a los compañeros que los han dejado en el camino, es por ello que reiteró el exhorto a la población a cuidarse, pues esta enfermedad continuará un tiempo más, aun cuando se hayan aplicado las vacunas.

“Mantengan el uso del tapabocas, laven sus manos de manera constante, usen gel antibacterial, eviten concentraciones y mantengan la sana distancia” finalizó.

Texto y foto: Georgina Bacelis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *