Versiones encontradas por aeropuerto de AMLO

El aeropuerto de Santa Lucía como proyecto del nuevo Gobierno Federal genera opiniones encontradas entre representantes del sector empresarial, principalmente turístico, que destacan dos aristas importantes a considerar y opuestas.

Por una parte se tiene que éste representaría pérdida de tiempo en vuelos de conexión, pero por el otro, que Santa Lucía cuenta con mejores condiciones y conectividad terrestre que el proyecto de Texcoco, recién cancelado.

Para Óscar Peniche y Colwell, el proyecto de Santa Lucía resulta ser acertado, e incluso con buen potencial turístico para el país, debido principalmente a tres factores elementales, la firmeza del terreno a construir el aeropuerto, el tamaño del mismo, y la conectividad terrestre, además de costos de mantenimiento menores.

—El proyecto se encuentra en la zona norte de la Ciudad de México, en el tramo de la carretera a Puebla. El proyecto consta de unas tres mil hectáreas para el aeropuerto. Mucho mayor al actual que es de 600 hectáreas. En mi muy particular punto de vista, el proyecto es viable —dijo.

Explicó que el punto de la obra, se encuentra sobre “tierra firme”, a diferencia de donde se encuentra el actual aeropuerto de CDMX, y en donde se pretendía el proyecto cancelado, que es el de Texcoco, en Edomex, ya que en ambos casos, se encuentra sobre un lago.

—El actual aeropuerto colinda con un lago y con un río. Esto ha generado problemas como el que cada año haya hundimiento.

Esto demanda presupuesto de mantenimiento anual superior al que se erogaría en una tierra sólida —dijo no sin antes aclarar que se trata de su punto de vista no experto en la materia.

Por su parte, Félix Rubio Villanueva, especialista en turismo, sí percibió conflicto en el proyecto. Principalmente en temas de conectividad y tiempos de espera entre vuelos.

—Considero que turísticamente el problema más grave con Santa Lucía está en los vuelos de conexión, ya sean nacionales o internacionales. Esto en el imaginario de que se conserven los dos aeropuertos, uno para vuelos nacionales y otros internacionales —dijo.

Indicó que el traslado para vuelos de conexión representa tener que moverse cerca de 40 kilómetros para el actual aeropuerto o aún peor si tienen que ir a Toluca. El tiempo de ir, checar boleto y esperar un número de horas, es para desanimar a cualquier persona, ya sea en viaje de negocios o placer.

“En mi experiencia de viaje vía Ciudad de México tanto a ciudades del interior como exterior, siempre traté de conectar con un máximo de 2 horas o menos… En el esquema que prospecta Santa Lucía, mínimo serán seis horas”.

Al respecto, el controlador de Tránsito Aéreo Duarte, Roger Metri, indicó que “desde el punto de vista turístico no es mi fuerte, pero considero que como aeropuerto todavía les faltará ver cómo solucionarán los planes aéreos del tránsito.

Texto y foto: Iván Duarte
Foto: Cortesía

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *