Viena sufre su primer atentado en 40 años

Muchos vieneses salieron ayer para disfrutar de su última noche antes del segundo confinamiento por el coronavirus, que empiezó la medianoche de ayer, pero lo que iba a ser un momento para disfrutar de una cerveza o un concierto se convirtió en la mayor pesadilla terrorista de la ciudad en 40 años.

En torno a las 20 hora local varios supuestos terroristas empezaron a disparar contra la gente sentada en las terrazas y los interiores de bares y restaurantes en pleno centro de la ciudad, a pocos metros de la Sinagoga Central de Viena.

A la medianoche las autoridades confirmaron al menos 15 heridos, entre ellos, siete de gravedad, así como dos muertos, entre ellos uno de los atacantes. La policía sigue buscando a otros terroristas “fuertemente armados”.

Testigos de los hechos, como el rabino Schlomo Hofmeister, señaló en declaraciones a Efe que escuchó “un centenar de disparos” en los primeros instantes del ataque.

“Al menos un atacante disparó contra la gente que estaba sentada delante de los bares y restaurantes. La gente salió en pánico corriendo hacia el interior pero el atacante les siguió y disparó también en el interior”, relató Hofmeister.

Videos que circulan en las redes sociales, grabados por vecinos desde sus casas, muestran cómo un atacante dispara contra un transeúnte, justo en frente de la entrada principal de la sinagoga.

El presidente de la comunidad judía de Viena, Oskar Deutsch, señaló a la televisión pública ORF que la sinagoga estaba cerrada en el momento del ataque, al igual que las oficinas de la comunidad y el colindante restaurante kosher, por lo que excluyó un ataque exclusivo contra esa minoría.

En otro video, grabado desde el interior de un restaurante en la Plaza de Suecia, se ve como un agente de la policía de Viena cae abatido por disparos de un fusil semiautomático.

Cientos o miles de personas se refugiaron en los interiores de los locales y restaurantes cercanos a la sinagoga y también en la catedral de Viena ante los disparos de los atacantes. A pocos cientos de metros se encuentra la afamada Ópera de Viena, donde ayer se presentó la última función antes el confinamiento, con el cierre del teatro hasta al menos el 30 de noviembre.

Los mil asistentes en la función seguían cerca de la media noche dentro del teatro por razones de seguridad, según relató a Efe una de las personas recluida allí.

Según la policía de Viena se registraron disparos en seis lugares diferentes del centro de la ciudad, considerada hasta ahora como una de las más seguras y tranquilas de Europa.

El último atentado terrorista vivido en Viena fue el 29 de agosto de 1981.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *