¿Vila para Presidente de la República?

Por Roberto Ojeda

Hace poco menos de 10 años, en noviembre del 2009, un servidor asistió como reportero a la toma de protesta de la asociación civil Cámara Junior Internacional (JCI), un nombre que en su momento me pareció curioso y que generó comentarios de burla, ya que, al menos en México, la palabra “junior”, es un término despectivo para decir que una persona es un hijo de papi.

El aspecto de los miembros de la agrupación no ayudó a alejar esa percepción, ya que todos parecían salidos de un capítulo de la novela Rebelde, de un nivel de vida superior al del promedio del yucateco. Como antes se decía, en su mayoría eran gente “bien nacida”.

Ese día tomó posesión como dirigente del JCI un joven de 29 años llamado Mauricio Vila Dosal, del que no tardé en tener referencias ya que otro compañero reportero se me acercó y me dijo: “es panista y es protegido de Xavier Abreu”. Con eso ya identificamos la filiación política de la agrupación.

Poco después de ese evento, preparé una nota sobre los jóvenes más prometedores de la política, entre los que se encontraban entre otros el difunto Manuel Medina Enríquez, Jesús Pérez Ballote, Alaine López Briceño, Edwin Espadas y justamente Vila Dosal.

Platiqué con casi todos, y con el aludido me reuní en el Gran Café del remate de Paseo Montejo, en donde me platicó de su pasión por el fútbol y que su tío era el famoso Juan Dosal “El Maestrico”, exjugador del Toluca y comentarista de Televisa Deportes. En esa plática me dijo: “eres el primero que me entrevista”.

Hoy en día, de esa lista de políticos prometedores, sin duda el que más ha crecido es nuestro actual gobernador, tanto, que incluso en las últimas fechas, en las épocas de vacas flacas que vive el panismo, él es una de sus figuras más importantes a nivel nacional. Incluso, hay quienes a nivel nacional lo colocan como alguien a seguir en el 2024 a nivel nacional, y ya lo ponen en sondeos y encuestas.

Pero esto no es coincidencia, ya que si en algo se ha distinguido el Gobernador, es en planificar con mucho cuidado su imagen y sus relaciones públicas.

Él tiene en la mira la presidencia, porque sabe mejor que nadie que la mejor manera de crecer es cuando tu partido está de capa caída, ya que es el momento que los partidos comienzan a voltear a nuevos liderazgos.

Pero además hay pruebas prácticas de esto, como es su decidido impulso al turismo. Él sabe que no hay mejor manera de proyectar su imagen, que impulsando la del estado que él gobierna; pero no lo hará trayendo novelas, sino fomentando eventos de gran calibre para que Yucatán suene en todo el país.

También se trajo a una competente publirrelacionista como Michelle Fridman, bien conectada con la cúpula panista del centro del país, especialmente con la de Guanajuato, bastión azul.

Sus acciones demuestran que quiere la presidencia. ¿Es descabellado? Sólo para los de mente mediocre, y si algo parece tener el Gobernador es una ambición desmedida y a prueba de balas.

Tiene el mapa y la brújula, ahora sólo debe esperar que los vientos soplen a su favor.

Si esto se llegase a dar, entonces me arrepentiré de no haber guardado aquella entrevista en aquel café del Remate de Paseo Montejo, la primera que habría dado el primer presidente yucateco de la historia…

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *