Violencia y tensión en el Capitolio durante la ratificación de Biden

La presidencia del republicano Donald Trump, envuelta en la polémica desde antes de su comienzo, toca fondo con el asalto violento de sus seguidores al Congreso que se salda con cuatro muertos

Mandatarios, líderes y organizaciones de todo el mundo mostraron ayer su estupor, asombro e indignación ante el extraordinario asalto al Capitolio por parte de seguidores del presidente Donald Trump, que concluyó con cuatro muertos y numerosos destrozos en la sede del Legislativo.

El asalto al Capitolio se produjo cuando ambas cámaras celebraban una sesión para corroborar la victoria electoral del demócrata Joe Biden en las elecciones  presidenciales de noviembre pasado.

La sesión se tuvo que suspender pero retomó su actividad horas después para, como dijo en la reapertura el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, mostrar que los insurrectos “no han ganado”.

Pence y el líder de la mayoría republicana en el Congreso, Mitch McConnell, pronunciaron sendos discursos de condena del asalto al Legislativo cuando ese órgano reanudó la sesión que había quedado interrumpida horas antes por el ataque, destinada a validar el resultado de las elecciones de noviembre.

“A quienes desataron hoy el caos en nuestro Capitolio: ustedes no han ganado. La violencia nunca gana. La libertad siempre gana. Y esta sigue siendo la casa del pueblo”, dijo Pence, que ha gobernado durante cuatro años como “número dos” de Trump y ha sido una de sus figuras más leales.

“Condenamos la violencia que tuvo lugar aquí en los términos más fuertes posibles. Estamos de luto por la pérdida de vidas en este lugar sagrado, y las heridas que han sufrido los que defendieron hoy nuestro Capitolio”, añadió.

El vicepresidente volvió al Congreso para presidir la sesión de ratificación de los resultados de las elecciones, horas después de haber desafiado a Trump, que le pedía arrogarse un poder que no le otorga la Constitución e impedir que se certificara lo votado por millones de estadounidenses en estados clave.

Pence aclaró que la Constitución no le permitía hacer eso, y poco después los seguidores del presidente se dirigieron luego al Capitolio y entraron por la fuerza en el edificio.

“Volvamos al trabajo”, pidió Pence tras reanudarse la sesión, poco después de las 20.

Justo después, McConnell, el republicano más poderoso del Congreso, sentenció que el Senado no se dejaría “intimidar” y que cumpliría “esta misma noche” su tarea de validar el resultado de las elecciones, establecida en la Constitución del país.

“Esta insurrección fallida solo subraya lo crucial que es para nuestra república la tarea que nos reúne aquí”, afirmó el senador republicano.

“Completaremos el proceso de la forma correcta. Seguiremos nuestros precedentes, nuestras leyes y nuestra Constitución al pie de la letra, y certificaremos al ganador de las elecciones presidenciales de 2020”, Joe Biden, agregó.

McConnell se había opuesto al intento de decenas de legisladores aliados de Trump de presentar objeciones al resultado en varios estados clave donde Biden se impuso al mandatario saliente.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, describió como “terroristas domésticos” a los responsables del asalto y pidió que se les procese por sus delitos “sin ningún tipo de indulgencia”.

“Este presidente merece una gran parte de la culpa. Esta turba fue en buena parte un resultado de los actos del presidente Trump”, sentenció Schumer.

“Esto será una mancha en nuestro país, que no se borrará fácilmente. La última (muestra) del terrible e indeleble legado del presidente número 45 de Estados Unidos, sin duda el peor que hemos tenido”, añadió.

El rechazo unánime no se hizo esperar y la vergüenza y la conmoción recorrieron el mundo ante las imágenes de una turba de manifestantes en la sede del Poder Legislativo estadounidense.

Tras el hecho, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló que sus compatriotas “están gravemente preocupados y entristecidos por el ataque a la democracia en Estados Unidos, el aliado más cercano y vecino. La violencia nunca triunfará al anular la voluntad del pueblo”.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, calificó las escenas de Washington de “impactantes” y enfatizó que “se debe respetar el resultado de esta elección democrática”.

El repudio a la violencia – que se saldó con la muerte de una mujer- llegó también por parte del primer ministro británico, Boris Johnson, aliado de Trump y quien calificó de “vergonzosas escenas” el asalto al Capitolio y reclamó un traspaso “pacífico y ordenado del poder” en ese país.

“Escenas vergonzosas en el Congreso de EE.UU. (…) Estados Unidos simboliza la democracia en todo el mundo y ahora es vital que haya un traspaso pacífico y ordenado de poder”, escribió Johnson en su cuenta de Twitter.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo seguir con “preocupación las noticias que llegan desde el Capitolio en Washington” y mostró su confianza “en la fortaleza de la democracia de EE.UU”.

Desde el corazón de Europa, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, añadió: “Creo en la fuerza de las instituciones y la democracia estadounidenses.

Otro tono discordante de la jornada llegó desde Venezuela. A pesar de señalar su preocupación por los hechos y esperar el cese de la violencia, la Cancillería venezolana expresó en un breve comunicado que “con este lamentable episodio, Estados Unidos padece lo mismo que han generado en otros países con sus políticas de agresión”.

El Ejecutivo de Nicolás Maduro también “condena la polarización política y la espiral de violencia” que, a su juicio, “no hace sino reflejar la profunda crisis por la que actualmente atraviesa el sistema político y social de Estados Unidos”.

estudian inhabilitar a trump: CNN

Algunos miembros del gabinete del presidente Trump y algunos legisladores están estudiando la posibilidad de invocar la enmienda 25 de la Constitución alegando su incapacidad para servir en el cargo y traspasar las funciones de presidente al vicepresidente, Mike Pence, pese a que solo le quedan dos semanas de mandato.

Según CNN, varios miembros del gabinete de gobierno están discutiendo la posibilidad de invocar la enmienda 25 para forzar la salida inmediata de Trump.

Texto y fotos: Efe/ Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *