Violentas protestas empañan investidura del nuevo mandatario

WASHINGTON D.C.- Grupos de manifestantes contra la investidura del presidente estadunidense, Donald Trump, chocaron violentamente con la policía, lo que ocasionó heridos y más de 200 detenciones.

El día comenzó con intentos de bloqueo por parte de varios grupos de manifestantes para que los simpatizantes de Trump no pudieran acceder a los puntos del recorrido del desfile inaugural reservados para el público en el centro de Washington.

En algunas puertas, personas al grito de “Trump no es mi presidente” y “No a Trump. No al KKK. No a un EU fascista” crearon cadenas humanas para obligar al cierre de los accesos, mientras que la policía hacía lo posible para permitir el paso de aquellos que buscaban tomar sitio para saludar al flamante presidente.

Poco después de que Trump jurara su cargo en el Capitolio, una de las manifestaciones que transcurría de manera pacífica y festiva desde Union Station a la plaza McPherson se desintegró cuando un grupo de anarquistas y antifascistas comenzaron a romper escaparates y a enfrentarse con la policía. La policía antidisturbios cargó y lanzó gases lacrimógenos y gas pimienta para dispersar a los manifestantes, que respondieron lanzando cascotes, montando barricadas, destrozando vehículos policiales o privados y prendiendo fuegos en plena calle.

Según las autoridades de Washington, al menos 217 personas fueron detenidas y dos policías y un manifestante salieron heridos.

 

Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *