Ellis actúa como un diablo sexy en apuros

 

Este año Tom Ellis retomó su faceta supernatural con el personaje de Lucifer en la serie del mismo nombre. El actor, reconocido por su trabajo en Miranda y Rush, tuvo que poner un poco de lado sus propias creencias.

“Mi familia siempre ha apoyado lo que hago. Mucha gente ha querido crear controversia por mi familia (su padre, hermana y tío son todos ministros bautistas), pero ellos están emocionados por mi trabajo y entienden que no es una blasfemia sino es utilizar a un personaje para contar una historia de una manera divertida y entretenida”, dijo el actor vía telefónica.

Es así como recordó la parte del demonio durante su crecimiento, sin embargo, el actor decidió retomar la parte de en donde el cristianismo habla de la gentileza y el perdón.

“Cualquier personaje en la historia ha buscado la redención. Aquí estamos hablando del diablo que ya no quiere ser el diablo, y así explorar las característcas de la humanidad. Es un gran camino para el personaje encontrar su humanidad y me parece interesante contarlo desde este punto de vista”.

Con el problema resuleto entre su espiritualidad y su trabajo como histrión, parece que le tiene menos cuidado que el hecho de que su personaje sea considerado como un estilo de playboy.

“No fue mi intención que mi personaje fuera sexy. Cuando leí el guión por primera vez, leí que era encantador, que era sexy, y creo que a veces para la gente es sexy que alguien sepa realmente lo que quiere. Obviamente con Lucifer está esa idea porque puede encantar a quien sea. Pero es parte del personaje ser así. Trato de no pensar que el personaje es todo esto, pero no voy a pelear con alguien que me diga que soy sexy”, dijo.  La serie llega al final de su primera temporada a través de Universal Channel. Esta serie mezcla el género del drama, la comedia, y la fantasía con elementos de procedimiento policial, desarrollada por Tom Kapinos, y basada en la serie de cómics del mismo nombre, escrita por Mike Carey y publicada por DC Comics Vertigo.

“La comedia es muy importante para nuestro programa y hace que la gente pueda amar al personaje. Lo importante de este ingrediente es que conecta a un nivel más profundo con la gente. Es una herramienta muy fuerte que nos ayuda a contar la historia”, dijo.

En el último episodio, Lucifer se ve involucrado en un terrible asesinato. Con la ayuda de la detective Chloe Decker, intentarán limpiar su nombre sin llamar la atención, y demostrar la identidad del verdadero asesino que lo incriminó.

Texto y foto: El Universal

error: