¿Está de acuerdo con la Ley de Seguridad Interior, que atribuye al Ejército funciones de los policías?

EN CONTEXTO:

¿Qué es la ley de seguridad interior?

La aprobación de la Ley de Seguridad Interior por la Cámara de Diputados y, previsiblemente por el Senado, que significa la utilización del Ejército para fines de seguridad pública y mantenimiento de la paz social, no puede entenderse fuera del contexto de las próximas elecciones y de la inconformidad ciudadana que ha venido creciendo desde hace años, de acuerdo con un artículo publicado en Proceso.

Desde que en 2006 Felipe Calderón sacó a los militares de los cuarteles para combatir al narcotráfico, la violencia se incrementó y se ha traducido en el aumento de víctimas –200 mil muertos, 39 mil desparecidos y aproximadamente 350 mil desplazados—sin que se obtenga la paz prometida.

Un año antes, cuando se aprobó la Ley de Seguridad Nacional, se previó la necesidad de tener una Ley de Seguridad Interior que, de acuerdo a la propuesta ya aprobada, busca el restablecimiento del orden interno ante cualquier amenaza como el terrorismo, crimen organizado, drogas, corrupción, lavado de activos, tráfico ilícito de armas, ataques cibernéticos, trata de personas, desastres naturales y de origen humano.

Pero, sobre todo, lo que se persigue con las fuerzas armadas, además del orden interno, es “velar por la observancia del orden y paz público, así como por la seguridad de los ciudadanos y sus bienes”.

 

Mauricio Sahuí Rivero

Titular de la Sedesol

”EL APOYO DEL EJÉRCITO MEXICANO ES NECESARIO”

Desde que la pasada administración, durante el 2007, inició la llamada “Guerra contra el narcotráfico”, que provocó una escalada en el número de homicidios dolosos en el país.

Iniciada esta guerra, resultó evidente que los cuerpos de seguridad no estaban preparados para hacer frente a un reto de esta magnitud y la decisión tomada en su momento, para proteger a la ciudadanía, fue solicitar la ayuda de las Fuerzas Armadas de México.

La nueva Ley, que desde luego es perfectible en temas sensibles como son los relacionados con los Derechos Humanos, finalmente otorga un marco jurídico a las Fuerzas Armadas para su actuar fuera de los cuarteles, dando certeza a la población civil, por primera vez en 10 años, de los alcances de los militares en su actuar contra la delincuencia, al mismo tiempo que permite al Ejecutivo, emitir una declaratoria de Seguridad Interior en determinadas zonas del país.

Construir cuerpos de seguridad eficientes y confiables como lo hemos hecho en Yucatán, tomará años en otras partes del país, donde a partir de esta carencia, es necesario contar con el apoyo incondicional del Ejército y la Marina para salvaguardar la vida de mexicanas y mexicanos en zonas controladas por la delincuencia.

 

 

Cecilia Patrón Laviada

Titular de Desarrollo Social

”AUNQUE LLEVAN AÑOS HACIÉNDOSE CARGO DE LA SEGURIDAD, EL EJÉRCITO NO DEBE ESTAR EN LAS CALLES”

Las Fuerzas armadas no deben estar en las calles, pero en la práctica se encuentran desde hace varios años haciéndose cargo de la seguridad de los estados.

Considero que la Seguridad Nacional nos debe dar la condición indispensable para el desarrollo de la nación e internamente proporcionar la certidumbre, armonía y equilibrio para el progreso individual y colectivo de los habitantes.

Se reconoce que el país se enfrenta a un enorme problema en materia de seguridad, de la violencia y el temor que causan poderosas bandas de delincuencia organizada.

Sin embargo, no existe un marco que regule su actuación y, por lo tanto, su actuación es altamente cuestionada.

La medida debe de ser transitoria y del mismo modo la Ley debe de obedecer a una coyuntura.

Estoy a favor que se regule la actuación del ejército en los temas de seguridad, pero no debe ser algo permanente. Se debe reforzar los cuerpos de seguridad de los estados para que sea quienes se hagan cargo, en coordinación con las Fuerzas Armadas.

 

 

Juan José Abraham Dáguer

Presidente de la Canaco Servytur

”ESTA LEY NO VA A CONTROLAR LOS ALTOS ÍNDICES DE INSEGURIDAD, PERO SÍ PUEDE CONTRIBUIR”

Es un tema muy delicado. Es importante poder darle más elementos y acciones a los cuerpos encargados de la seguridad para poder preservar la misma, y el Ejército en muchos de los estados donde el problema de la delincuencia es más grave, tiene más confianza ciudadana que la propia policía, pero es indispensable garantizar que no se va a caer en excesos, que no se van a utilizar medios ilegales para hacerse de información ni se va a coartar o afectar alguna de las garantías individuales.

Esto en sí no va a controlar los altos índices de inseguridad, si acaso puede contribuir, pero en sí no es la solución. Para esto es necesario una reforma de los principales elementos involucrados en el tema, desde las policias hasta el sistema judicial endureciendo las penas y dándole enfásis a la reincidencia.

 

 

Gustavo Cisneros Buenfil

Presidente de la Coparmex

”LOS MEXICANOS QUEREMOS VIVIR EN PAZ Y ES OBLIGACIÓN DEL ESTADO MEXICANO GARANTIZARLO”

Con voluntad política, y una vez perfeccionadas, tanto la Ley de Seguridad Interior como la Ley General de Seguridad Pública pueden ser aprobadas en este periodo ordinario de sesiones. Sí hay tiempo para ello.

Los mexicanos queremos vivir en paz. Los mexicanos podemos vivir en paz y es obligación del Estado Mexicano garantizarlo.

Lo aprobado por los diputados no va al fondo de la problemática y limita la posibilidad de contar con policías capacitadas, que desde los tres órdenes de gobierno puedan colaborar con mayor preparación en el desarrollo de la estrategia nacional en materia de seguridad pública.

La solución debe ser integral. Ambas iniciativas de ley deberían de ser aprobadas e implementarse de forma paralela. En efecto, la Ley de Seguridad Interior debería ser vinculatoria al Sistema Nacional de Seguridad Pública, para revertir los altos índices de delincuencia que prevalecen en varias regiones del país.

 

 

Lucely Alpizar Carrillo

Diputada II Distrito

”EN CONTRA DE LA TERGIVERSACIÓN DE LA LEY”

El pasado jueves 30 de noviembre la Cámara de Diputados aprobó por mayoría la Ley de Seguridad Interior, en favor de la observancia del orden y paz públicos; la seguridad de las y los ciudadanos y sus bienes, y la coparticipación de las dependencias e instituciones del Ejecutivo Federal con autoridades estatales y municipales.

Respeto expresiones discordantes sobre este tema, pero estoy en contra de la tergiversación de la ley, y la estigmatización del uso de las fuerzas federales, incluidas el ejército y las fuerzas armadas, pues sus actuaciones se seguirán rigiendo bajo el orden constitucional, y en pleno respeto de los Derechos Humanos.

Las ciudadanas y ciudadanos no debemos permitir que la desinformación y la mala interpretación de algunos ante esta ley, Y QUE nos hagan caer en fatalismos irreales. Las Acciones de Seguridad Interior no tienen la condición de seguridad pública, y no sustituyen funciones, responsabilidades y obligaciones de quienes las ostentan.

Que quede claro, la Ley regula las atribuciones constitucionales del Presidente de la República, y su actuación de frente a la inseguridad que ha permeado e impera en estados como Tamaulipas, Baja California Sur y Michoacán, debido a la incapacidad de esos gobiernos y sus representantes.

 

 

Carlos Campos Achach

Presidente del Consejo Coordinador Empresarial

”EN LUGAR DE HACER NUEVAS LEYES, HAY QUE FORTALECER LAS EXISTENTES ”

Personalmente creo que más que estar creando nuevas leyes se deberia fortalecer las existentes.

Aunque no conozco a detalle esa ley, considero que lo adecuado sería ver que las leyes existentes se apliquen, sin permitir la impunidad, aplicando las sanciones que deben ser.

Como organismo nacional, el CCE reconoce la voluntad mostrada por los diputados para aprobar esta iniciativa de suma relevancia para el país.

La participación del Ejército y la Armada de México en tareas de seguridad ajenas a la Defensa Nacional no deben ser normalizadas, sino eficazmente reguladas. Esta ley nos permitirá avanzar en ese sentido, protegiendo los derechos de los ciudadanos y también los de las fuerzas del orden. Esta legislación establecerá los supuestos y condiciones necesarias para que los militares puedan participar en el combate al narcotráfico y a la inseguridad.

Los empresarios sabemos que éste es un paso importante para garantizar la tranquilidad y seguridad de los mexicanos. Igualmente, hacemos un respetuoso exhorto al Senado para que apruebe sin dilación esta reforma fundamental para el país, en el actual período ordinario de sesiones.

 

 

Julia Carabias

Bióloga y ganadora de la medalla Belisario Domínguez

”LA LEY DEBE IMPULSAR ALTERNATIVAS EN LA PROCURACIÓN CIVIL DE JUSTICIA PARA FORTALECER LA DEMOCRACIA”

Durante el discurso con el que recibió la medalla belisario domínguez, se refirió a la Ley de Seguridad Interior y consideró importante abrir un debate profundo e incluyente, que permita encontrar una salida que reconozca la labor realizada por las Fuerzas Armadas, intente reconstruir la seguridad y revertir el espiral de la violencia.

Además, ésta debe impulsar alternativas en la procuración civil de justicia para fortalecer la democracia, la seguridad pública, el Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos, todo ello en consonancia con la Constitución.

Apuntó que, si bien falta mucho por andar, las experiencias exitosas, resultado del trabajo y convicción de organizaciones y ciudadanos, que actúan en todo el país y muchos de ellos jóvenes, son una muestra de que se pueden hacer las cosas de manera distinta en beneficio de un futuro promisorio.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: