A 61 años de su muerte Pedrito sigue sonando

Hoy su recuerdo continúa vivo. Adultos mayores y las nuevas generaciones, acuden para conmemorarlo.

NI LA LLUVIA impidió que decenas de vecinos de la esquina de “La Socorrito”, ubicada en la calle 87 por 54 sur, a unas cuadras del Centro Histórico, rindieron tributo al “Ídolo de Guamúchil”, Pedro Infante.

A 61 años de su partida, su música sigue sonando y su recuerdo sigue vivo, expresó su hijo, Armando Infante mejor conocido como “El Torito”, quien viajó desde muy lejos para participar en este homenaje luctuoso que desde hace 25 años se celebra con mucho cariño.

Fue el 15 de abril de 1957 cuando México se llenó de luto, el actor y cantante de la época de oro del cine mexicano había perdido la vida en un trágico accidente en la ciudad de Mérida, Yucatán, tras desplomarse la avioneta que él mismo pilotaba.

DECENAS DE VECINOS de la esquina de “La Socorrito”, ubicada en la calle 87 por 54 sur, a unas cuadras del Centro Histórico, rindieron tributo al “Ídolo de Guamúchil”, Pedro Infante. A diferencia de otros años, el sol no estuvo presente. En su lugar, una lluvia caía a plomo, pero no importó.

La calle 87 y 54 sur fue el escenario de aquel trágico accidente, donde también perdieron la vida el capitán Víctor Vidal Marciano, Ruth Rosell Chan y el niño Baltazar Cruz, quien hoy son parte de esta historia que es recordada a través de una placa que fue colocada en el predio donde cayó la aeronave.

Hoy, su recuerdo sigue vivo. Adultos mayores y las nuevas generaciones, acuden para conmemorarlo. Sin duda, se ha vuelto parte de una tradición arraigada entre los mismos colonos que, a pesar de todo, sigue viva. A diferencia de otros años, el sol no estuvo presente. En su lugar, una lluvia caía a plomo producto del frente frío número 44, sorprendiendo a los asistentes y a los mismos organizadores, lo que no importó.

La lluvia azotaba, la calle se inundaba y los presentes seguían firmes, la misa había empezado.

Antonio Infante encabezaba la celebración como lo viene haciendo desde hace 20 años. En momentos se le notó triste y pensativo, pero contento de presenciar, una vez más, el cariño que aún existe para el intérprete de “Amorcito corazón”.

Se dijo sorprendido que, a pesar de 61 años, la voz de “El inmortal” sigue maravillando a las nuevas generaciones quienes mantienen viva la tradición.

La música fue el ingrediente principal de la celebración, ya que hablar de Pedro Infante es hacer referencia a una trayectoria musical que no ha muerto.

Texto y fotos: Jesús Gómez

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: