Activista busca ser portavoz de las comunidades indígenas

La luchadora y promotora de los derechos indígenas, la doctora María Candelaria May Novelo se registró como precandidata de Morena para contender por el I Distrito Federal en Yucatán en el próximo proceso electoral.

Mediante un comunicado señaló que entre los motivos que la impulsaron a incursionar en la política, es que a lo largo de ellos años, este distrito ha estado ocupado por “mestizos nacionales”, que no han demostrado su compromiso, responsabilidad y trabajo a favor de los habitantes de Valladolid.
“Al no ser parte de esta comunidad, no tienen el sentimiento de pertenencia, ni afecto ni trabajo en comunidad” menciona en dicho documento.

La ahora aspirante, manifestó su deseo de dar voz a las comunidades mayas de la región oriente del estado, ya que se considera un producto de los procesos históricos de discriminación, clasismo y exclusión lo que llevó a sus padres, como a muchos otros a enseñarles la lengua a modo de protección.

“La entiendo bastante bien y la hablo en mínima cantidad, pero no saberla me hace recordar a un sistema que ha oprimido a las personas con origen indígena y eso me lleva a comprometerme más, como yo existimos muchas personas de diversos pueblos originarios”, aseveró.

Resaltó que es muy importante que las familias sigan enseñando la lengua a sus hijas e hijos, y que además se generen espacios de alfabetización en lengua maya para mayor preservación de la lengua, sin embargo, dijo que no saber en su totalidad la lengua, no los hace ser menos mayas.

“Mi deseo de incursionar en el mundo de la política, es con el afán de construir otro tipo de representatividad para las personas de los municipios de este distrito, y para dar respuesta a las voces de hermanas y hermanos mayas que me pidieron dar ese paso al hacerme reflexionar sobre el hecho de que una servidora cuenta con los indicadores que esa diputación denominada indígena exige para ocuparse” expresó.

Por último, afirmó estar lista para vivenciar un proceso que sin duda será de aprendizaje pero que, en el caso de ella, es alimentado por el corazón comprometido de una mujer maya, ya que ser diputada no es premio personal sino la oportunidad de servir obedeciendo, mirando las crudas realidades de las comunidades que exigen respuestas con pertinencia cultural.

Texto: Redacción.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *