Adaptarse a las nuevas formas de trabajo, el camino ideal

La Anáhuac Mayab reflexiona sobre el panorama económico que se vive actualmente en Yucatán a través del Observatorio Económico y Social

Cortar la cadena de contagios, adaptarse a las nuevas formas de trabajo y que las empresas conecten con sus clientes a través del comercio digital, son las directrices que el Observatorio Económico y Social de la Anáhuac Mayab reflexiona para el contexto que Yucatán vive actualmente.

La Universidad Anáhuac Mayab publicó ayer miércoles un análisis tipo revista que aborda los retos y las perspectivas económicas en el estado y el país; el producto lleva por nombre Observatorio Económico y Social – Cuarto Trimestre 2020 y en su versión digital consta de 26 páginas.

El documento inicia con un breve panorama general de las afectaciones que tuvo el coronavirus en el mundo, mencionando a cada uno de los continentes y la consecuencia más evidente de esos territorios, en el que hace referencia a las elecciones de Estados Unidos, la conclusión del Brexit y la segunda y tercera ola de covid-19 en el viejo continente.

Al final de esa parte, concluye con que Yucatán no es ajeno a todo lo mencionado y que el comercio minorista también es de los más afectados por la pandemia, incluso afirma que comenzar un negocio de postres podría resultar en una buena oportunidad de inversión en el estado.

Ya inmerso en la economía de la entidad, el trabajo empieza con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía  (Inegi) sobre el empleo, recordando que la población yucateca, según el último censo del Inegi, es de 2 millones 320 mil 898 habitantes y la población económicamente activa es del 62 por ciento de esa cantidad.

En cuanto a las perspectivas de contratación, destacó el dato de que Yucatán tiene una tendencia débil de crecimiento, siendo solamente del 3% en comparación con otros estados al norte del país en los que el valor alcanza hasta un 12 y un 15 por ciento, como Querétaro y Hermosillo, respectivamente.

También apareció el turismo, en ese sentido se mencionó que la ocupación hotelera en el último trimestre del 2020 estuvo 30.9% por debajo de lo que fue en 2019 solamente en Mérida; incluso mencionan que los postres yucatecos son buen negocio porque son los preferidos de las familias yucatecas, así como de los turistas nacionales e internacionales.

En la reflexión final, mencionan la vacuna contra el coronavirus como una esperanza lejana debido a que los países más grandes han acaparado las existentes, además dicen que en México no hay una política fiscal que rescate a los negocios pequeños y medianos, que en Yucatán hay muchos de esos.

Sin embargo, a pesar de no haber muchas opciones, la Anáhuac considera en este análisis que el camino es apegarse a la realidad actual, evitar lo más posible la propagación de la enfermedad, adaptarse a la modalidad digital que el trabajo ha tomado y aprender a reconectar empresas y clientes con las herramientas tecnológicas que hay a disposición.

Texto: Diego Cervantes

Fotos: Agencias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *