Al menos 14 muertos en ataque yihadista a un hotel de Nairobi

La Cruz Roja keniana informó de al menos 30 heridos que están siendo atendidos en cinco hospitales de la ciudad

Las fuerzas de seguridad kenianas consiguieron poner fin hoy al ataque yihadista a un complejo hotelero de Nairobi, que comenzó ayer por la tarde y que ha causado al menos 14 muertos, según cifras oficiales.

“Puedo confirmar que hace más o menos una hora, acabó la operación de seguridad al complejo Dusit y todos los terroristas están eliminados”, dijo el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, en un mensaje dirigido a la nación casi veinte horas después de que individuos armados atacasen este centro de ocio y negocios.

La cifra de muertos confirmada por el presidente se sitúa en 14 personas, pero la magnitud del ataque indica que el número podría seguir aumentando.

El complejo en cuestión, situado en un barrio residencial y con muchas oficinas, alberga varios comercios, restaurantes y el lujoso hotel DusitD2, que es también un punto de encuentro para múltiples conferencias y reuniones.

Los atacantes hicieron explotar primero, sobre las 15:00, tres vehículos en el aparcamiento de la entrada del complejo, a las puertas de una sucursal bancaria.

Luego siguió una explosión “suicida” en el vestíbulo del edificio que alberga el hotel DusitD2, donde “un número de huéspedes sufrieron heridas graves”, según el relato de la Policía.

Nairobi amaneció -y durmió- hoy aún con el sonido de disparos y explosiones, y la confusión de la población que creía que todo había acabado tras las declaraciones a última hora de ayer del ministro de Interior, Fren Matiang’i, en las que aseguraba que la situación estaba bajo control y el país “a salvo”.

En la entrada al complejo, de forma circular en cuyo centro están las siete plantas del hotel y en el círculo exterior las tiendas y restaurantes, la situación hoy, sin embargo, fue de calma y sin tanto movimiento de ambulancias y coches militares y policiales.

Los equipos de emergencias evacuaron a más de 700 personas, según los datos ofrecidos por Kenyatta.

Una decena de ambulancias de todo tipo de compañías hacían fila de forma ordenada a la espera de sacar a las víctimas, aunque solo un par de ellas salieron con las sirenas en marcha en toda la mañana.

Entre los muertos, el embajador británico en Kenia, Nic Hailey, confirmó que se encontraba un hombre británico, y medios kenianos y estadounidenses hablaron del fallecimiento de un ciudadano de EEUU que sobrevivió a los atentados del 11-S de 2011 en ese país.

A pocos metros de la entrada del Dusit, en la morgue de Chiromo, decenas de personas acudieron hoy a intentar reconocer y recuperar los cuerpos de sus seres queridos, mientras que las ambulancias siguen llevando víctimas.

Mientras que algunas familias ya han podido confirmar la identidad de sus seres queridos, otras esperan en largas colas frente al complejo para ser llamadas una a una.

Poco se sabe de forma oficial de cuántos atacantes entraron ayer a este edificio, aunque imágenes de las cámaras de seguridad que circulan desde anoche por internet muestran a cuatro hombres armados con fusiles de asalto.

Estos hombres podrían pertenecer al grupo yihadista somalí Al Shabab, que reivindicó ayer el ataque, y que anunció por sus canales de comunicación que habían matado a 47 personas durante el atentado.

La Unidad de Investigaciones Criminales detuvo hoy a dos sospechosos, un hombre y una mujer, en dos barrios de Nairobi: Eastleigh, un barrio de clase baja habitado por ciudadanos de origen somalí; y Ruaka, un lujoso barrio residencial próximo al cuartel general de la ONU donde, según medios locales, vivía uno de los atacantes abatidos.

A pesar de que el ataque ha acabado, la situación en las calles de Nairobi, normalmente surcadas por un tráfico voraz, fue hoy mucho más tranquila.

Y muchos ciudadanos volvieron a experimentar la tensión que trajo el asalto al centro comercial Westgate de 2013, a apenas kilómetro y medio del DusitD2, en el que los yihadistas de Al Shabab tomaron durante cuatro días ese popular edificio y mataron a al menos 67 personas.

Los peores ataques en territorio keniano fueron el atentado contra la Embajada de EEUU en 1998, que causó más de 200 muertos; y un asalto en 2015 a la Universidad de Garissa (norte), reivindicado también por Al Shabab, que mató a 148 personas, sobre todo estudiantes.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: