América no ve salida a la pandemia: ahora acumula casi la mitad de los casos

De Canadá a Argentina, según los datos oficiales proporcionados por las autoridades locales, se cuentan 220,000 muertes y 4 millones de contagios

En marzo, América observaba el avance del coronavirus en el mundo con preocupación desigual. Mientras Europa ya estaba desbordada por la pandemia, en la otra orilla del Atlántico se tomaron las primeras medidas sin tener claro el horizonte.

Después de Milán y Madrid llegaron Nueva York, São Paulo o Guayaquil. Hoy los papeles se han invertido, aunque la incertidumbre sobre el desenlace es la misma. Lo único cierto es que la emergencia sanitaria está lejos de remitir y no ha alcanzado su pico. Y América es ahora el epicentro del virus, al tiempo que comienzan a registrarse rebrotes en Asia, algunos países europeos y los datos más recientes indican que la India es una potencial bomba de relojería.

La aceleración de la propagación de la enfermedad no es objeto de debate. Lo confirmó el pasado viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la expansión del COVID-19 amenaza a una región profundamente desigual.

De Canadá a Argentina, según los datos oficiales proporcionados por las autoridades locales, se cuentan alrededor de 220,000 muertes y más de cuatro millones de contagios, casi la mitad del total a escala mundial. Estos números explican las palabras de Tedros Adhanom Ghebreyesus, máximo responsable del organismo multilateral. El mundo, afirmó, se asoma a una “nueva fase peligrosa” con un horizonte poco claro.

Esa fase ya ha tenido en las últimas semanas una colección sobrecogedora de fotografías que va más allá del colapso sanitario y refleja debilidades estructurales, sobre todo en el sur del continente.

APOYAR A REFUGIADOS

El papa Francisco afirmó ayer que la crisis que ha provocado el coronavirus ha puesto de relieve la necesidad de asegurar la protección necesaria también a las personas refugiadas y pidió que con la vuelta a las actividades tras el confinamiento se siga protegiendo el medioambiente.

Tras el rezo dominical del Ángelus asomado a la ventana del palacio pontificio, Francisco recordó que este sábado las Naciones Unidas celebraron el día Mundial de los Refugiados y exhortó a un empeño renovado y eficaz de todos en favor de la protección efectiva de cada ser humano, en particular los que se han visto obligados a huir debido a situaciones de grave.

Texto y foto: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *