Balance electoral ’16

El domingo por la noche, al momento de escribir la entrega de esta Bitácora, no había resultados suficientes para hacer un balance completo.

Es más, la lentitud con que avanzaron los carísimos programas de resultados electorales preliminares (PREP), las equivocaciones en muchas encuestas de salida y las declaraciones de triunfo de los candidatos derrotados distorsionaron el panorama que se aclararía en la madrugada.

Ahora, disipada la polvareda de las campañas, es posible sacar varias conclusiones:

1) La democracia funciona. El voto cuenta. Los ciudadanos tienen un arma perfecta para castigar (electoralmente) a los malos gobernantes. En ocho de 12 estados con elección de gobernador, habrá alternancia (a reserva de que se confirmen los resultados y los sostengan los tribunales).

2) Por eso mismo, los malos gobiernos tienen consecuencias: la derrota de sus partidos. No es casualidad que perdió el partido de los gobernadores señalados como los más nefastos: Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo. Como ya sabemos, gobernar bien no es garantía de continuidad, pero es un principio.

3) El Partido Acción Nacional se alzó como el gran ganador de los comicios del domingo. A reserva de confirmarse lo que señalan los PREP, ganó cuatro estados por su cuenta y tres en alianza con el PRD. Además, se llevó de calle las elecciones intermedias en Baja California.

4) Las alianzas PAN-PRD dieron resultados, ganando en tres de los cinco estados donde postularon candidatos a gobernador. Están vivas como opción para competirle al PRI en el Estado de México en 2017 y para la Presidencia de la República en 2018.

5) Una curiosidad electoral: desde hace tres sexenios –desde que hay competencia real, pues–, partido que gana la gubernatura de Aguascalientes llega, dos años después, a Los Pinos. Lo mismo ha sido cierto para quien gana Querétaro en el año de la elección intermedia federal. Esos dos estados son parte de una lista de nueve en la que siempre gana en la elección presidencial quien llega a Los Pinos.

6) El mapa electoral del país se confirma mayoritariamente bipartidista PRI-PAN. La izquierda se ha rezagado y sólo compite en algunas regiones, principalmente de la Ciudad de México hacia el sur. En el norte es casi inexistente. La división de la izquierda no ayuda a fortalecer el tripartidismo.

7) El PRD se salvó, por ahora, del cataclismo que se le auguraba, pero los resultados pueden ser engañosos. No ganó una sola guBalance 

bernatura por su cuenta. Las que se llevó, lo hizo de la mano del PAN. Y la alianza no triunfó en lugares donde le hubiera gustado hacerlo (Oaxaca y Zacatecas).

8) Morena había levantado grandes expectativas antes de la elección. Las encuestas lo hacían muy competitivo en Veracruz y Zacatecas. Avanzó en votos, pero no ganó ninguna de esas gubernaturas. En la Ciudad de México, el PRD le dio más pelea de la esperada. En seis de siete estados norteños, retrocedió en porcentaje.

9) El líder priista Manlio Fabio Beltrones falló. Su partido ganará sólo cinco de 12 gubernaturas en juego, cuatro por debajo de su propio pronóstico. Con esos resultados, no compite más por la candidatura tricolor en 2018. En la capital el PRI sigue sin dar pie con bola: se fue al cuarto lugar, detrás de Morena, PRD y PAN.

10) En la pista del PRI siguen corriendo Miguel Ángel Osorio Chong (no hubo gran violencia el domingo y el PRI ganó Hidalgo), Aurelio Nuño (el PRI ganó Oaxaca, principal reducto de la CNTE) y José Antonio Meade (aunque ser independiente ya no suene tan sexy como hace algunos meses).

11) En la pista del PAN hay varios apuntados, más los que se acumulen: Margarita Zavala (recorrió el país apoyando a los candidatos del PAN), Ricardo Anaya (el más exitoso jefe nacional en conquistar gubernaturas) y Rafael Moreno Valle (cumplió ganando Puebla). Al rato, hasta Miguel Márquez, Miguel Ángel Yunes y Javier Corral querrán estar.

12) En la pista de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador tiene compañía. El jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera hizo lo suficiente para seguir teniendo futuro. El PRD compitió codo con codo con Morena en la capital y vendrán para él varios meses de reflector gracias a la Constitución de la CDMX.

Tags:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *