Batallas perdidas

Por Armando Escalante

Para muchos  de los que utilizan las redes sociales -incluso este autor-, algunos temas son más cruentos que otros a la hora de que se ventilan públicamente, sea Twitter o Facebook por hablar de las dos más importantes formas de comunicarse.

Esta semana vimos correr más mensajes de odio y molestia que nunca, contra los inmigrantes centroamericanos que ingresaron por nuestra frontera con Guatemala, dejando muy mal parado al ciudadano mexicano que virtió feroces críticas en contra de estos infelices que huyen del terror y la pobreza que el crimen ha sembrado en sus países.

De nada sirvió que salga AMLO a aprovecharse del momento diciendo que se les darían oportunidades de empleo en México, que eran bienvenidos y más “amor y paz”, la gente ya no come cuentos. Muchos creen que darle trabajo a estos extranjeros, es quitárselo a los naturales.

Y es que quienes se expresan de esta forma en realidad protestan porque en México tampoco hay mucha oferta de empleo que se diga, y menos garantía de seguridad frente al crimen organizado que se ha adueñado de ciudades enteras en varios estados del país.

La molestia contra los pobres hondureños, salvadoreños, guatemaltecos, y etcétera vecinos que traspasan nuestras fronteras con la ilusión del sueño americano, es totalmente válida, aún sea escondida tras cuentas de personas que no dan su nombre, y/o se escudan tras el anonimato. Eso no cambia.

El gobierno intentó dar explicaciones en sus redes y vía los medios sobre la forma tan pacífica como se trató a los centroamericanos pero no bastó la respuesta. Los mayoría de los medios, casi en coro, le dieron apoyo al actuar de la Policía Federal y hasta el mismísimo demonio apellidado Trump, nos felicitó como país.
Y es allá donde surge la duda de si este conflicto fue “armado” por alguien que busca beneficiarse con el tema, saliendo a los medios a decir que defenderá su frontera con el Ejército…como hizo el que ahora mismo está en campaña, disfrutando de estos y otros dramas mundiales.

Mėxico queda mal parado dentro y fuera. Si los deja pasar es malo, si los ataja igual.
Hay cosas para las cuales las redes sociales no son la vía más apropiada que se diga, para enfrentarlas. Incluso, en casos como estos, usar el Twitter o el facebook para responder frente a los hechos, es inútil.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *