Buscan aprovechar los nutrientes que tiene el chile habanero

El Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco trabaja en un proyecto para poder usar el alimento en diversos productos

La titular de la subsede sureste del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño de Jalisco (Ciatej), Ingrid Rodríguez Buenfil, dio a conocer que desde hace cuatro años que están trabajando en un proyecto que busca aprovechar todos los nutrientes que tiene el chile habanero, para poder usarlos en diversos productos que a mediano plazo se puedan comercializar.

La investigadora señaló que este es un alimento con mayor concentración de vitamina C, además de que también contiene vitamina A y B6, potasio, hierro, magnesio, antioxidantes y más de 70 compuestos.

“Éste es un fruto con una fuente excelente de antioxidantes, los cuales tienen la capacidad de detener o retardar los procesos oxidativos que pueden causar daños en las células o afectar la conservación de productos”, manifestó

Explicó que la acumulación de estos compuestos está relacionada directamente con las características de sabor, textura, olor y gusto del fruto; sin embargo, la presencia o cantidad de estos metabolitos no es constante en una especie, ya que puede cambiar en respuesta a factores endógenos, como: el genotipo, la etapa de desarrollo del fruto y la radiación solar, tipo de suelo, sequía o salinidad.

Informó que el año pasado sacaron un libro en donde se habla de todas estas propiedades que tiene este fruto, que tiene polifenol (antioxidantes) y un grupo de compuestos (como la catequina) que podría ayudar para la prevención y el tratamiento de cáncer.

La entrevistada indicó que el té verde contiene compuestos de catequina, dado que las materias primas ayudan a la circulación de los polifenoles, que protegen el corazón y disminuyen las infecciones, por lo que en este centro se encargan de estudiar los subproductos que se les pueden sacar a diversos alimentos.

“Por ejemplo, el tallo que tiene el chile habanero se procesa y se puede convertir en fibra, y usarlo para hacer galletas; con las hojas del chile se pueden hacer tés, debido a  que éstas no contienen activos de los pimientos picantes”, expresó.

Rodríguez Buenfil comentó que estos nutrientes son de gran ayuda, sobre todo en estos tiempos de pandemia, que se requieren para reforzar el sistema inmunológico.

Resaltó que desde el año pasado están trabajando con una empresa para hacer una salsa que no tenga químicos ni conservadores para que se pueda exportar a Asia, por lo que este es un chile fermentado con un alto valor nutricional.

“Otro ejemplo es la chaya, que es un compuesto regional, a la que se le pueden sacar muchos subproductos que ayudan a mejorar la salud y prevenir enfermedades”, subrayó.

La investigadora reconoció que a pesar de que este centro cuenta con personal capacitado y equipo para promover la agroindustria, la realidad es que se necesita el vínculo con el sector empresarial para que se puedan comercializar estos productos, pues ellos no tienen recursos.

“Estamos en el ‘valle de la muerte’, pues aunque se tenga empaquetado el producto, necesitamos inversionistas que lo quieran comercializar, y cuando el producto llegue al mercado, hay que garantizar que la gente lo compre y le guste, por lo que es proceso largo”, finalizó Rodríguez Buenfil.

Texto y fotos: Georgina Bacelis

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *