Calladitos

Armando Escalante
Periodista y analista político

La revista Proceso ha dado cuenta durante los últimos días de una enorme cantidad de pillerías, escándalos de corrupción, desvíos y desfalcos, cometidos todos por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y por sus bandidos colaboradores. Pero como el presidente está blindado contra todo, poco trascienden los reportajes del semanario, que dicho sea de paso, documenta sus notas con información obtenida vía los canales de transparencia y siempre ofrece pruebas de lo que difunde.

En su página de noticias vía redes sociales, Proceso tiene millones de lectores que han podido convencerse del alto nivel de corrupción que hay en este gobierno que dijo que no sería así. Pero los lectores parecen asombrados y muy pocos comparten esas notas, que todas son con pruebas irrefutables.

Esta semana difundió que la Auditoría Superior de la Federación reporta irregularidades, deficiencias y opacidad en la Secretaría de la Función Pública en su más reciente informe.

En la nota se informa que “la Secretaría de la Función Pública (SFP), de Irma Eréndira Sandoval, impidió el acceso a sus instalaciones a auditores de la ASF, que reportó además irregularidades y deficiencias en la contratación e investigación de funcionarios”.

“La Auditoría Superior de la Federación (ASF) asestó un duro golpe a la gestión de Irma Eréndira Sandoval durante su primer año al frente de la Secretaría de la Función Pública (SFP): en un amplio informe de auditoría publicado hoy (por el viernes pasado), el organismo fiscalizador señaló numerosas irregularidades y deficiencias en la estructura encargada de erradicar la corrupción en la administración pública federal”, señala en una de sus publicaciones más recientes firmada por Mathieu Tourliere.

Dice el semanario que la relación entre la ASF y la SFP resultó aparentemente muy tensa. El documento plantea que, durante la auditoría, la dependencia dirigida por Sandoval “mostró resistencias al proceso de fiscalización, al no permitir el acceso al equipo auditor a sus instalaciones y archivos, y sus servidores públicos se negaron a comparecer ante la ASF”.

Esa secretaría, feroz y recalcitrante defensora de todo lo que daña a México, resultó una ficha, de lo peor, peligrosa y dispuesta a todo, según se puede apreciar en sus acciones de gobierno.

En otra nota de Proceso se lee: “Fonatur exageró cifras para hacer ver rentable el Tren Maya: ASF. De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación, el Fonatur exageró sus cifras de uso del Tren Maya a futuro para presentar el proyecto como rentable”.

Agrega un ejemplo: “el organismo fiscalizador señaló, en el informe de auditoría 1384-DE, que el Fonatur utilizó algunos supuestos que ‘no fueron razonables’ para elaborar sus proyecciones del uso de carga y de pasajeros del Tren Maya entre 2023 y 2053”.

“La falta de estudios exhibe la prisa con la que el Fonatur lanzó el proyecto, dejando fuera factores esenciales. Así, en la auditoría 1386-DE, la ASF señaló que, en 2019, el Fonatur ‘no contrató estudios de impacto ambiental referentes a la flora, fauna, medio socioeconómico y al paisaje, relacionados con la fase 1 del proyecto Tren Maya’, ni estudios de ‘factibilidad ambiental’”, señala la revista al reproducir los documentos de la ASF.

Que el tren no será rentable ni en carga ni en pasajeros, no es algo nuevo; hace rato que se sabe. En el sexenio anterior, el gobierno de Peña Nieto encargó amplio, documentado y muy preciso estudio (del que hablaremos en otro momento), que costó muchísimo, que confirmó lo que cualquier hijo de vecino puede esclarecer con una calculadora y dos dedos de frente. Pero prefieren ser cómplices y callarse.

El xix.-Y pensar que los yucatecos no solo pagaremos ese gran embuste, sino que como veremos en unos años, nunca habrá tren, se habrán robado miles de millones y nosotros seguiremos sin recuperar la autopista a Cancún que fue lo primero de lo que el dichoso capricho presidencial nos ha despojado, sin que nadie, ninguna autoridad del Estado, ningún organismo privado, ni media cámara, colegio o asociación, y mucho menos la aterrorizada oposición, se atreva a decir que esa “súper carretera” ya es de dos sentidos en un mismo cuerpo vial porque el otro, se usa para tender la riel del tren y siguen cobrando hasta más caro ahora en vez de reducir a la mitad el precio. Calladitos, muertos de pánico y a punto de ir a elecciones.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *