Columna | Evadir nuestra historia

Por Jhonny Eyder Euán 

¿Cómo escapar?, ¿cómo fugarse de nuestra realidad? Esa parece acción que sólo pocos pueden, o es propia de personajes que no existen, como un tal Víctor Umaña.

En 2016, un periodista con larga trayectoria se aventuró a dar un “paso natural” hacia la literatura y escribió la novela Formas de evasión, que habla sobre Víctor Umaña, un hombre misterioso que se la pasa huyendo, no sin antes dejar algo importante: un mensaje secreto, una bomba o algo que cambie el curso de la historia.

Umaña es un pirómano, porque como se dice en una escena de Batman: El Caballero de la Noche, “hay hombres que sólo quieren ver arder el mundo”. Uno de ellos es Víctor, el personaje que creó el escritor colombiano Felipe Restrepo Pombo.

Formas de evasión es una historia que causa intriga al pasar las páginas por su ritmo, el cual enseña con buena pluma lo mejor dos universos: la ficción y la no ficción. Un relato imaginario con mucho periodismo narrativo, o una historia real adornada con figuras literarias es lo que podemos entender de la primera novela del reconocido periodista latinoamericano.

El libro cuenta la travesía de un hombre que persigue hasta conocer a Víctor Umaña, un tipo que es capaz de revelar algo, oler el peligro y luego salir corriendo para perderse entre las páginas. Es así como quizás necesitan hacer muchas personas, huir de todo, ya que la realidad es cada vez más gris y llena de hechos lamentables.

Por ejemplo, se puede mencionar —como disco rayado — la violencia que a diario deja muertes en el país, hasta los actos de personas famosas que se vuelven parte de la discusión pública. Sobre las muertes, bien dice el escritor Antonio Ortuño en su columna para El País, “la violencia real, la que llena de sangre las calles de México, se limita a aplastarnos, como cada semana, en la oscuridad”.

De alguna forma, somos atrapados por un espiral de cosas y situaciones de las que quisiéramos escapar, como la música de Maluma y el reggaetón en general, la contaminación mundial, la injusticia, los fracasos laborales o el calor sofocante que los meridanos conocemos de sobra.

En una parte de la novela, Restrepo Pombo escribió: “sumergirse en la existencia de Víctor Umaña implicaba olvidarse de las certezas y perder la capacidad de asombro”. Creo que eso hacemos los mexicanos a diario, ya casi nada nos sorprende, pero sí hay cosas que nos golpean el ánimo y dan excesivas ganas de evadir nuestra propia historia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *