Cómo cuidar a una persona con coronavirus en casa

Las personas que atienden a estos pacientes deben verificar que cumplan las instrucciones de cuidado y su medicación

Después de casi ocho meses en los que la pandemia de COVID-19 ha impactado a la entidad, no faltará algún amigo, conocido o familiar que haya caído en las garras de esta enfermedad, y por ello es importante que si usted cuida a alguno de estos pacientes en casa o en entornos que no son de atención médica, siga estos consejos para protegerse y proteger a los demás.

De entrada es importante ayudar a que la persona afectada no caiga en desesperación pensando en lo peor, ya que el 85 por ciento de quienes han contraído coronavirus en Yucatán ha logrado superar la enfermedad.

En la mayoría de los casos, los síntomas duran pocos días y las personas se sienten mejor después de una semana, pero no hay que dejar de tener en cuenta que los adultos mayores y las personas que cuentan con alguna comorbilidad son quienes están más expuestos a sufrir complicaciones graves. Por esta razón, siempre que sea posible, el cuidador no debe ser una persona con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19.

Se debe verificar que la persona enferma siga las instrucciones de cuidado y medicamentos que el médico determine, y procure que beba muchos líquidos y se mantenga en reposo. En cuanto a las mascotas, la recomendación es limitar su contacto de la persona enferma con sus mascotas siempre que sea posible.

Esté atento a los signos de advertencia de emergencia del COVID-19. Si la persona que usted cuida presenta dificultad para respirar; dolor o presión persistente en el pecho; confusión; incapacidad de despertarse o permanecer despierto o en su caso coloración azulada en los labios o el rostro busque atención de servicios médicos de emergencia de inmediato. Llame al 911 y dígale al operador de despacho que la persona tiene o podría tener COVID-19.

La persona enferma debe usar una mascarilla cuando está cerca de otras personas en el hogar y cuando sale (incluso antes de ingresar al consultorio del médico). La mascarilla ayuda a evitar que una persona enferma transmita el virus a otras personas. Contiene las gotitas respiratorias para que no lleguen a otras personas.

En cuanto al cuidador, se recomienda que se ponga su cubrebocas y que le pida a la persona enferma que se coloque su mascarilla antes de entrar a la habitación.

Use guantes al tocar o tener contacto con sangre, deposiciones o fluidos corporales como saliva, moco, vómito y orina de la persona enferma. Bote los guantes en un cesto de basura con bolsa y lávese las manos de inmediato.

Implemente medidas preventivas cotidianas para evitar enfermarse: lávese las manos con frecuencia, evite tocarse los ojos, la nariz y la boca, y limpie y desinfecte las superficies de uso cotidiano.

Tenga en cuenta que el COVID-19 se propaga entre las personas en contacto cercano a través de las gotitas respiratorias que una persona produce al hablar, toser o estornudar, por lo que mantenerse apartado de los demás habitantes de la casa ayuda a detener la propagación del COVID-19.

Texto y foto: Manuel Pool Moguel

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *