COVID-19: letal con negocios de tecnología

La Plaza de la Tecnología cierra sus puertas el 15 de diciembre

Un brutal impacto en materia económica fue el que llevó a la lona a la conocida empresa multinacional Best Buy, dedicada a la venta de electrónica que, ante la inactividad generada por el COVID-19, se vio obligada a cerrar las puertas de las sucursales que tenía en Plaza Up Town y La Isla.

-No tenía más de un año de que con bombo y platillo se anunció la apertura de la que fuera la segunda sucursal en Mérida y, lamentablemente se fue, dicen que quebraron y hasta antes liquidaron la mercancía que tenían– comentó el personal del primero de los centros comerciales antes mencionados.

Por el mismo camino, pero a menor escala, se ha escrito el destino de un importante número de locatarios de la Plaza de la Tecnología, que por disposición de las autoridades de salud y para prevenir contagios de COVID-19, mantuvieron cerrado el lugar desde finales de marzo y hasta el 1 de septiembre pasado, cuando en otros estados del país en los que también funcionan negocios similares, la reapertura se autorizó en mayo y junio.

Según se averiguó en la administración de esta plaza, ubicada en la confluencia de las calles 59 por 56 del centro de la capital yucateca, ante la falta de actividad muchos locatarios se quedaron descapitalizados, otros de plano no pudieron pagar sus rentas y ante la incertidumbre prefirieron entregar sus locales, mientras que otros que tenían 3, 4 o 5, optaron por mantenerse con uno o dos.

Según se informó en este edificio, que pertenece a la familia Chapur, se tenía la capacidad para tener 362 locales, de los cuales en su momento se ocuparon 340, pero tras los terribles efectos económicos que generó la pandemia, solo quedaron 220 abiertos.

En un recorrido efectuado por el lugar ayer por la tarde se pudo apreciar cómo en el primer piso había varios locales desocupados, inclusive de los que dan a la calle 56, mientras que en la segunda planta se observaba más movimiento por la presencia de los oferentes dedicados a la reparación de teléfonos celulares.

Pero al llegar al tercer nivel, de plano el panorama era desolador: prácticamente el lugar estaba desierto y solo dos o tres locales funcionaban junto a la administración.

Esta situación generó una medida desesperada de la empresa que administra dicha plaza, que después de varios años de funcionamiento cerrará sus puertas definitivamente el 15 de diciembre.

Aunque en este caso es importante aclarar al público que esto es parte de una estrategia para reducir el gasto operativo, por lo que se dejará de arrendar el edificio para pasar a todos los locatarios que queden a la contigua Plaza de la Mujer, un proyecto de la misma empresa que no terminó de cuajar y que a la fecha cuenta con mucho espacio subutilizado.

En este sitio se cuenta con 150 locatarios a los que se sumarán los que sean trasladados desde la Plaza de la Tecnología, cuyo nombre no desaparecerá ni tampoco el correspondiente a la Plaza de la Mujer.

En la administración de la Plaza de la Tecnología se pudo corroborar que la mudanza de locatarios iniciará a partir del 1 de diciembre y que deberá concluir antes del día 15, ya que para esa fecha el edificio deberá estar completamente desocupado.

Por cierto, para las personas que tienen sus celulares en reparación o que piensan llevarlos a arreglar a los talleres que funcionan en la Plaza de la Tecnología, es importante que tengan en cuenta que esta mudanza servirá para limpiar de malos locatarios que cuentan con reportes de mal servicio o de otras anomalías, por lo que a quienes se encuentren en esta lista negra no se les dará un espacio en la nueva ubicación.

Y aunque no se especificó el número de locatarios que por su conducta se hicieron acreedores a la negativa de otorgarles un espacio, se recalcó que es del interés de los propietarios de la Plaza de la Tecnología limpiar el nombre de la empresa y recuperar la confianza de la clientela.

Si existiera alguna queja en torno a este tema de las reparaciones, es importante que los clientes involucrados pasen a la administración para solucionar el problema antes de la mudanza, ya que es posible que la persona con la que se acordó el trabajo ya no esté en la nueva ubicación donde estará también la Zona Friki, muy visitada por los jóvenes, aunque de momento, para evitar riesgos sanitarios no habrá venta de comida.

Lamentablemente, en los alrededores de la plaza también se observan varios locales cerrados, como uno dedicado a la venta de artículos electrónicos de medio uso procedentes de una casa de empeño, que cerró varias de sus sucursales en diversos puntos de la ciudad. 

Calles adelante, ya en la confluencia de la 63 por 56, están desocupados dos locales de gran tamaño: uno albergaba a la Tienda García y el otro, en la contraesquina, era una óptica de prestigiosa cadena nacional, y frente al parque Eulogio Rosado hay otros inmuebles que también cuentan con letreros de renta.

Conscientes de esta situación, las autoridades en materia de salud han pedido a la ciudadanía colaborar para que no se tenga que regresar al cierre de comercios no esenciales, para lo cual exhortan a extremar cuidados en torno al uso correcto de los cubrebocas y el lavado de manos, pero sobre todo a no aglomerarse, por lo cual ayer mismo el gobernador Mauricio Vila Dosal llamó a no celebrar fiestas decembrinas más que con el núcleo familiar.

Texto y fotos: Manuel Pool

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *