De 4 a 12 abrazos al día se necesita para tener una buena salud

Aumentar la frecuencia de abrazos, es decir, más de uno al día, podría ser un medio eficaz para reducir el estrés, así como sus efectos nocivos. Aunque, de acuerdo con la terapeuta Virginia Satir, se necesitan entre cuatro a 12 abrazos para mejorar la salud.

“Necesitamos 4 abrazos al día para sobrevivir, 8 abrazos para mantenernos y 12 abrazos para crecer”, señaló Satir, quien también es conocida por crear el “modelo de proceso de cambio de Virgina Satir”, desarrollado a través de estudios clínicos.

De hecho, varios expertos en organizaciones y gerencia de cambio de la década de los 90 y los 2000 trabajan con este modelo para definir cómo el cambio afecta las organizaciones.

Su formación y su práctica le permitieron darle forma a un modelo de crecimiento que perseguía cuatro objetivos: aumentar la autoestima, potenciar la toma de decisiones, adoptar una personalidad responsable y lograr la autocongruencia.

Los abrazos podrían resultar un método eficaz para combatir el estrés y los efectos nocivos que le acompañan, según descubrió un estudio publicado por la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos.

“Esto sugiere que ser abrazado por una persona de confianza puede actuar como un medio eficaz para transmitir apoyo”, señaló el líder de la investigación y profesor de psicología, Sheldon Cohen.

El efecto protector de los abrazos podría atribuirse al contacto físico en sí mismo o a un indicador de comportamiento de apoyo e intimidad.

A esa conclusión llegó el investigador luego de que analizó a 404 adultos sanos, a quienes se les realizaron entrevistas telefónicas durante 14 noches consecutivas para conocer la frecuencia de conflictos interpersonales y abrazos.

Como parte del estudio, los participantes fueron expuestos intencionalmente a un virus del resfriado común y monitoreados 40 días para evaluar la infección y los signos de la enfermedad.

“Sabemos que las personas que experimentan conflictos continuos con otros son menos capaces de combatir los virus del resfriado.

También sabemos que las personas que informan tener apoyo social están parcialmente protegidas de los efectos del estrés”.

Los resultados, publicados en Psychological Science, mostraron que el apoyo social percibido redujo el riesgo de infección asociado con experimentar conflictos debido a que los abrazos fueron responsables de un tercio del efecto protector.

Texto y foto: El Universal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *